Accidente aéreo en Moscú abre las alertas de busqueda

Accidente en moscúLos equipos de emergencia rusos buscaban este lunes en las extensiones cubiertas de nieve pistas y los restos de las víctimas, del fatal accidente ocurrido en las afueras de la ciudad de Moscú, accidente que cobro la vida de 71 personas

Las posibles causas que los investigadores están examinando están las condiciones climáticas, los errores humanos y la situación técnica del avión. La tripulación de la aeronave no envió ninguna señal de socorro.

El presidente Vladimir Putin ordenó que una comisión especial investigue qué causó que el avión AN-148 operado por Saratov Airlines se estrellara poco después de despegar hacia la ciudad de Orsk en la región de Orenburg, a unos 1.500 kilómetros al sureste de la capital.

Los expertos están analizando dos cajas negras recuperadas y fragmentos del avión. Imágenes de una cámara CCTV que captaron parte de lo sucedido se publicaron en internet el lunes, mostrando lo que parecía una gran bola de fuego surcando el cielo.

No obstante, los investigadores -que abrieron un caso penal sobre la tragedia- dijeron en un comunicado que el avión estaba entero cuando cayó en picada y no estaba incendiado. Y agregaron que la explosión ocurrió después de estrellarse.

Los restos humanos y del fuselaje se extienden por un radio de un kilómetro alrededor del lugar del accidente y los equipos de rescate encontraron hasta el momento 200 fragmentos de cuerpos, reportó la agencia de noticias RIA, que agregó que la búsqueda podría durar una semana.

Funcionarios del Ministerio de Situaciones de Emergencia de Rusia dijeron en una reunión emitida el lunes por la televisión estatal que se estaban realizando pruebas de ADN con los familiares de los fallecidos para tratar de identificar los fragmentos humanos.

El avión, fabricado en 2010, llevaba 65 pasajeros y seis tripulantes. La lista de pasajeros mostró que había mucha gente joven a bordo, entre ellos una niña de 5 años.

Lea: Familia de Florida viajaba en el avión accidentado en Costa Rica

Saratov Airlines informó el lunes en un comunicado que estaba poniendo en tierra toda su flota de aviones AN-148 hasta que los investigadores determinen qué sucedió y agregó que la nave estrellada había sido controlada el mes pasado y había volado exitosamente varias rutas el mismo día del accidente.


Con información The Daily post

Avioneta se estrella en Tonacatepeque.

Accidente aereo AvionetaLa mañana de este jueves el instructor de vuelo, Carlos Osorio, y el alumno Daniel Sosa, resultaron lesionados al aterrizar de emergencia la avioneta en que se conducían.

De acuerdo con las investigaciones preliminares, el piloto intentó aterrizar de emergencia cuando se percató que la aeronave presentaba un desperfecto mecánico, la aeronave accidentada es de tipo Tomahawk, matrícula YS335PE de la Escuela de Aviación del Centro de Adiestramiento Avanzado Aeronáutico (CAAA), la cual cayó en el río Las Cañas en las afueras de Tonacatepeque, a 4 millas al norte de base militar de Ilopango.

Lea: Escuela de aviación asegura que accidente aéreo no fue por falla de motor

La escuela, realizo un comunicado en su pagina oficial de facebook y manifesto que el Instructor y el alumno se encuentran en perfecto estado de salud.

Captura de pantalla 2018-01-25 a la(s) 21.36.42

Un echo similar ocurrido en diciembre de 2016 cuando una avioneta se estrelló en el ingenio La Cabaña, ubicada en El Paisnal. Las víctimas, Silvia Garay, instructora de vuelo, y un alumno identificado como George Anthony Cardona Rubio murieron tras el accidente. La avioneta accidentada en ese entonces, también pertenecía a CAAA, y se encontraban haciendo practicas

Familia de Florida viajaba en el avión accidentado en Costa Rica

COSTA RICA AVION 60847 Familia de FloridaFuertes vientos o problemas mecánicos fueron la causa más probable de la caída de un avión en el que viajaban 10 estadounidenses, informaron el lunes las autoridades de Costa Rica.

Nueve de los fallecidos eran integrantes de dos familias: una de Scarsdale, Nueva York, y otra de Belleair, Florida. Formaban parte de un grupo turístico organizado por la firma Backroads, con sede en Berkeley, California. La décima víctima estadounidense era su guía. También murieron los dos tripulantes.

Michael Soto, subdirector del Organismo de Investigación Judicial, dijo que el domingo se registraron fuertes vientos en la zona donde cayó el avión y que se sopesa si fueron factor para la caída del vuelo de la aerolínea Nature Air en Guanacaste.

“A ciencia cierta no se puede descartar ninguna posibilidad… Tenemos dos vertientes: la principal sería alguna situación climática y si hubo desperfecto mecánico”, agregó.

Soto dijo que las autoridades podrían comenzar el martes la identificación de los restos mediante pruebas de ADN o registros dentales. Los técnicos forenses recuperaron los cadáveres del lugar boscoso donde cayó el aparato el domingo en la noche poco después de haber despegado.

Una familia de los suburbios de la ciudad de Nueva York dijo que cinco de los estadounidenses fallecidos eran parientes que estaban de vacaciones. Fueron identificados como Bruce e Irene Steinberg, y sus hijos Matthew, William y Zachary, todos de Scarsdale.

«Estamos completamente pasmados en este momento”, escribió en Facebook la hermana de Bruce Steinberg, Tamara Steinberg Jacobson.

El rabino Jonathan Blake, del templo Westchester Reform en Scarsdale, dijo en un comunicado publicado en la página de Facebook del templo y enviado por correo electrónico a The Associated Press que la familia participaba en labores filantrópicas y en grupos judíos locales. «Esta tragedia golpea muy fuerte a nuestra comunidad”, escribió Blake.

En St. Petersburg, Florida, el rabino Jacob Luski, de la Congregación B’nai Israel, dijo el lunes que los parientes de las víctimas le informaron que cuatro miembros de la congregación viajaban en la aeronave.

“Es una tragedia que los doctores Mitchell Weiss y Leslie Weiss, así como sus dos hijos, Hannah y Ari, perecieran en este terrible accidente aéreo”, señaló. “Eran una familia maravillosa a la que extrañaremos”.

El hospital Morton Plant de Clearwater, donde trabajaban los Weiss, lamentó el lunes su fallecimiento.

“Nos entristece profundamente enterarnos esta mañana de las muertes de dos queridos miembros de nuestro equipo, los doctores Mitchell y Leslie Weiss”, dijo en un comunicado el presidente del hospital Morton Plant, Kris Hoce. “Sus vidas y competencia médica tocaron a muchos en y alrededor de nuestra comunidad, y les estaremos agradecidos para siempre. Enviamos nuestras condolencias a su familia y a muchos amigos que también intentan digerir esta trágica noticia”.

El hospital dijo que Mitchell Weiss era radiólogo, y que Leslie Weiss era pediatra.

En un comunicado emitido el lunes, la portavoz de Backroads, Liz Einbinder, identificó a su empleada en el vuelo como Amanda Geissler.

“A bordo del vuelo iban nueve visitantes de Backroads, una guía de viajes de Backroads y dos miembros de la tripulación”, según el documento. “Un segundo vuelo de Nature Air con visitantes de Backroads y otro guía llegaron a salvo a San José”.

“Enviamos nuestras condolencias a las familias afectadas por esta tragedia”, afirmó la compañía en el comunicado.

Mark Noll, entrenador del equipo femenino de basquetbol de la Universidad de Dubuque, dijo que Geissler jugaba con la Universidad de Wisconsin-Stout cuando él dirigió allí, y que la última vez que la vio fue alrededor del Día de Acción de Gracias.

“Amanda era un amor, una gran jugadora”, agregó.

En conferencia de prensa, el director de Aviación Civil de Costa Rica, Enio Cubillo, dijo que el vuelo fletado de Nature Air se desplomó poco después de despegar de Punta Islita con rumbo a la capital, San José.

Cubillo identificó al piloto como Juan Manuel Retana y lo describió como muy experimentado. La ex presidenta costarricense Laura Chinchilla dijo en un tuit que Retana era su primo. La copiloto fue identificada como Emma Ramos.

Según Cubillo, la aeronave voló el domingo en la mañana sin pasajeros desde San José, pero le fue imposible aterrizar en Punta Islita debido a los fuertes vientos y se desvió hacia Tambor. Cuando los vientos bajaron de intensidad, la aeronave aterrizó en Punta Islita sin problemas, agregó.

También lee: Airbus deberá pagar a los familiares de las víctimas en accidente de Brasil

El aparato despegó de Punta Islita con los tripulantes y 10 pasajeros a las 12:10 hora local y se estrelló 10 minutos después. En ese momento se había informado que los vientos en la zona alcanzaban 20 nudos (37 kph o 23 mph), dijo Cubillo.

Nature Air no ha respondido a mensajes telefónicos ni de correo electrónico.


Referente: El Nuevo Heraldo

Airbus deberá pagar a los familiares de las víctimas en accidente de Brasil

airbusAirbus deberá pagar a los familiares de las víctimas del accidente aéreo de la aerolínea brasileña  TAM, el cual en el 2007 dejó 199 muertos, el accidente ocurrió en el Aeropuerto Congonhas de Sao Paulo. La suma que Airbus deberá pagar a las familias haciende a un total de 30 millones de reales (unos $9.1 millones)

De acuerdo con la información de la agencia de noticias EFE Airbus llegó a un acuerdo con 93 familiares de 33 víctimas que entraron con acciones individuales en la justicia,  información confirmada por Roberto Gomes, hermano de uno de los fallecidos en el accidente.

Gomes explicó que el acuerdo realizado con el fabricante europeo fue homologado por la justicia de Río de Janeiro y es independiente al suscrito por los familiares de 197 víctimas con la aerolínea brasileña TAM.

TAM

Los hechos ocurrieron la tarde del 17 de julio de 2007 cuando un avión comercial de TAM despegó del Aeropuerto Internacional de Porto Alegre (sur de Brasil) con destino al Aeropuerto de Congonhas, en Sao Paulo.

El avión llegó a aterrizar en el aeropuerto, pero chocó contra un hangar de la propia compañía antes de explotar y provocar la muerte de 187 ocupantes de la aeronave y de 12 personas que estaban en tierra.

Eastern Air Lines el trágico vuelo 401

La Fiscalía llegó a denunciar penalmente a tres personas por su responsabilidad en la tragedia: el entonces director de seguridad de TAM, Marco Aurélio dos Santos de Miranda; el vicepresidente de operaciones de la aerolínea en la época, Alberto Fajerman, y Denise Abreu, quien era directora de la Agencia Nacional de Aviación Civil (ANAC).

No obstante, la justicia no aceptó la denuncia y en 2015 absolvió a los tres acusados.

El accidente de TAM fue la segunda mayor tragedia aérea en Brasil, después del vuelo 447 de Air France que se estrelló en 2009 en el Atlántico, en aguas de jurisdicción brasileña, con 228 ocupantes.


Referente: El Economista

Eastern Air Lines el trágico vuelo 401

Eastern Air Lines Vuelo 401El 29 de diciembre de 1972 el Vuelo 401 de la compañía Eastern Airlines se estrelló en los Everglades de Florida, Estados Unidos. Este accidente supuso la muerte a 101 personas y multitud de heridos –sobrevivieron 77 personas, aunque dos de ellas fallecieron días después del incidente–.

El motivo fue un error humano, un fallo de la tripulación que al apoyarse en la columna de control intentando cambiar la bombilla el control de PA pasó de CMD a CWS, que permitía maniobrar el avión con el piloto automático recibiendo señales de los controles manuales. Como consecuencia, el avión fue perdiendo altitud gradualmente sin que la tripulación lo notara hasta que se estrelló. Todo apunta a que el cansancio de la tripulación y la falta de conocimientos de CRM (Crew Resource Management, Gestión de recursos de cabina, en español). Sin embargo, este no es el motivo por el que el vuelo 401 de Eastern Air Lines es una historia digna de «Cuarto Milenio».

Eastern Air Lines L1011

Tiempo después, algunas piezas de ese avión accidentado fueron reutilizadas en otros aviones y, curiosamente, empezaron a aparecer testimonios de personas que –desconocedoras de este hecho– afirmaban haber visto a algunos tripulantes «fantasma» que les advertían de peligros. Tales eran sus descripciones que se llegó a identificar a los presuntos espectros como el mecánico de abordo Dan Repo y el Comandante Bob Loft. Las historias corrieron como la pólvora, hasta tal punto que los gerentes de la aerolínea advirtieron a sus empleados de que podrían ser despedidos si eran sorprendidos relatando estas historias de fantasmas.

LEA: MH370 la desaparición del vuelo “casi inconcebible”.

Este accidente y sus consecuencias suscitaron el interés de tantos que llegaron a publicarse dos libros sobre el mismo: «El fantasma del vuelo 401» (1976), escrito por John G. Fuller, y «Crash» (1977), escrito por Rob y Sarah Elder. Más tarde, en 1978, se rodaron «Crash of Flight 401» y «The Ghost of Flight 401».

El vuelo 401 de Eastern Air Lines fue el primer accidente de un avión de fuselaje ancho y, en su momento, se consideró como el más grave en Estados Unidos desde la colisión aérea en Nueva York de 1960 había dejado 134 muertos. No fue superado hasta 1979 con el accidente del vuelo 191 de American Airlines, que causó con 273 muertos.


Referente: ABC

MH370 la desaparición del vuelo “casi inconcebible”.

MH370 Malaysia AirlinesLa desaparición del vuelo MH370 de Malaysia Airlines con 239 personas a bordo el 8 de marzo del 2014 es «casi inconcebible» y «socialmente inaceptable en la aviación moderna», según el informe final publicado en Australia.

El documento elaborado por la Oficina Australiana para la Seguridad en el Transporte (ATSB, siglas en inglés), que lidera la búsqueda en la que también participan China y Malasia, expresó su «profunda tristeza por no haber localizado el avión ni tampoco las 239 almas que iban a bordo y siguen desaparecidas».

El informe da cuenta de los detalles de la búsqueda del MH370 y el trabajo realizado por Australia en el rastreo submarino en un área de 120.000 kilómetros cuadrados en el océano Índico, frente a las costas occidentales de Australia, sin encontrar el aparato. «Es un esfuerzo sin precedentes y ha habido una respuesta extraordinaria de la comunidad global», destacó en un comunicado de la ATSB Greg Hood, al destacar los altos estándares y profesionalismo implicados en el trabajo.

A mediados de agosto, los informes de Geoscience Australia y la Organización para la Investigación Industrial y Científica de la Mancomunidad de Australia (CSIRO, siglas en inglés) sugirieron que el avión se encuentra en un área de 25.000 kilómetros cuadrados del océano Índico situada al norte de donde se buscó inicialmente.

El avión de Malaysia Airlines desapareció de los radares el 8 de marzo de 2014, unos 40 minutos más tarde de su despegue en Kuala Lumpur rumbo a Pekín, y después de que alguien apagara los sistemas de comunicación y virara el aparato, según la investigación oficial. A bordo viajaban 239 personas, de ellas 154 ciudadanos chinos, 50 malasios (12 formaban la tripulación), siete indonesios, seis australianos, cinco indios, cuatro franceses, tres estadounidenses, dos canadienses, dos iraníes, dos neozelandeses, dos ucranianos, un holandés y un ruso.

Los expertos determinaron con los datos de los que disponían que el aparto se estrelló en una remota zona del Índico y se buscó en un área de 120.000 kilómetros cuadrados sin éxito. La recuperación de piezas del MH370 en Mozambique, Sudáfrica, las islas Mauricio, la francesa Reunion y Pemba (Tanzania), como confirmaron los análisis de laboratorio, permitió constatar que el aparato se estrelló y elaborar nuevas hipótesis.

La búsqueda sobre el terreno se suspendió el 17 de enero pasado hasta que apareciesen pruebas sólidas que permitieran reanudar las operaciones.

Tenerife, la tragedia de Hace 40 años «dos Jumbos se estrellaron».

Dos Jumbos impactaron en Tenerife. Murieron cientos de personas de manera instantánea. Y el olor a muerte continúa sobrevolando ese aeropuerto.

Cuarenta años han pasado. Pero todavía, cuando cae un avión en cualquier punto del planeta, me vuelven las atroces imágenes y el indescriptible olor a muerte…

Fue el domingo 27 de marzo de 1977 a las 17.08 hora local. Un Boeing 747 Jumbo de la empresa norteamericana Pan American se estrelló contra otro igual de la línea holandesa KLM en la pista del aeropuerto El Rodeo, isla de Tenerife, España.

¡562 muertos en el acto! Que llegarían (cifra definitiva), a 583.

La mayor tragedia aérea desde que los hermanos Orville y Wilbur Wright lograron volar 40 metros en 12 segundos en Kitty Hawk, Ohio, Estados Unidos, el 17 de diciembre de 1903, en un aparato a motor: la invención oficial de la aviación.

El martes 29, después de un viaje en ferry desde Las Palmas con brava tormenta –El aeropuerto de Barajas seguía cerrado–, llegué a Tenerife con el fotógrafo español Juan José Pérez, radicado en la Argentina.

Primeros datos: 200 millones de dólares perdidos en una colosal hoguera de 400 mil litros de combustible, y 250 millones de dólares en danza: lo que tendrán que pagar las compañías de seguros.

Pero eso es nada, apenas estadística, cuando llego hasta la pista de El Rodeo. Sólo las fotos –y ni siquiera, creo…– acercan la dimensión de la catástrofe. Porque los dos Jumbosson sólo uno. Incrustados, fundidos por las llamas, echando humo todavía, envenenado el aire puro y oscureciendo el cielo de la isla, una de las más bellas de Canarias…

El adjetivo fácil es «dantesco»: transitado lugar común. Pero no alcanza. Porque, ¿cómo definir el choque de dos monstruos que, ambos con pasaje a full, dibujaron un infierno de 794 mil kilos de metales, plásticos… y carne humana.

Sólo 80 sobrevivientes de los 642 pasajeros. Que, a la hora de la cuenta final, apenas serían 59.

¿Cómo fue? Con todos los pasos de la verdadera entidad de la tragedia, a veces usada por comodidad –la prensa, en especial¬– cuando los hechos apenas alcanzan la categoría de drama.

Con las reglas de juego de la tragedia griega: cadena de hechos inmodificables que llevan a un final funesto.

Vamos a ellos…

1) El Rodeo es uno de los cinco aeropuertos más peligrosos del mundo. Testimonio de Claude Boucher (Air France), en esos años un as del aire con larga experiencia en Jumbos: «En una escala de uno a diez… Tenerife tiene cero. Es apenas un aeropuerto de alternativa».

2) A la hora del desastre había niebla en Tenerife.

3) Pero el génesis empezó mucho más temprano. El coronel Pedro González García, jefe de Gandó, el aeropuerto de Las Palmas, me dice: «El verdugo se llama Antonio Cubillo, jefe de un movimiento separatista que pretende la independencia del Archipiélago Canario. El mismo día del accidente, a la mañana, él y cuatro de sus secuaces, terroristas, pusieron dos bombas en un puesto de flores aquí, en el hall, a pocos metros. Una de las bombas no estalló, pero la otra hizo estragos. Estuve a punto de morir. Por supuesto, tuvimos que cerrar el aeropuerto, por precaución, y desviar todo el tráfico aéreo a Tenerife, que está a ciento veinte kilómetros. Eso recargó terriblemente el trabajo de la torre de control de El Rodeo. A eso agréguele la niebla, la noche que ya empezaba a caer, y…».

4) ¿Por qué terroristas, y por qué ese día? Porque llegó a Las Palmas, en viaje de placer hacia Costa de Marfil, el príncipe Carlos de Inglaterra, decidió dormir en Las Palmas, y los terroristas aprovecharon esa circunstancia para lograr más protagonismo.

Marcelina Sánchez Amador (21, una hija pequeña), la florista, perdió sus dos piernas… La primera sangre que correría en el día fatal.

5) En un hangar, dentro de bolsas negras, están los 562 cadáveres. Ya es mediodía. Un ruido de motores va creciendo hasta ensordecerme. Son veinte tractores. Diez de cada extremo engancharan a los dos Jumbos, entrelazados hasta lo irreconocible, y como toros furiosos tirarán con toda su fuerza para separarlos: paso esencial para las futuras pericias.

Los fuselajes resisten, se parten aún más, pero al fin, con un sonido similar miles trompetas sonando al mismo tiempo, se rinden.

Para entonces, Tenerife y su peligroso aeropuerto son el blanco del mundo. Llueven condolencias: el papa Paulo VI, los reyes de España, la reina Isabel, las Naciones Unidas. Pierdo el privilegio de ser el primer enviado extranjero en llegar: bajan de los ferries, de a decenas, con grabadores, cámaras de fotos, filmadoras de tevé.

Y surge el primer testimonio que apunta a explicar una de las claves del desastre. Viktor Jauerning, presidente de la Asociación de Pilotos Alemanes y muy ducho en las rutas de las Islas Canarias, nos explica en el hall del hotel atestado de periodistas:

–Muchas veces hice maniobras equivocadas en los aeropuertos de esta zona… por culpa de fallas técnicas en la emisión de las órdenes de los operadores, y también por su mala pronunciación del inglés. Lo hablan con fuerte acento español, y eso nos confunde mucho. Todos sospechábamos que algún día sucedería algo muy grave aquí, en Tenerife, porque El Rodeo está en la lista negra de nuestra asociación. Es más: las agencias alemanas de viaje lo califican como «el sector más escandaloso del tráfico aéreo de Europa. Su carencia de medios técnicos es casi increíble». Y nuestras sospechas se hicieron espantosa realidad.

Mientras 40 investigadores llegan a Tenerife enviados por la Junta de Seguridad y Transporte de los Estados Unidos para reunir más evidencias y esperar que aparezcan las cajas negras, en una cama del hospital local Mencey, John Aike, un sobreviviente que vio morir a su mujer entre las llamas, habla por teléfono con un periodista de diario Los Angeles Times, le cuenta su drama, pero oye este relato: «La terminal de Pan American de esta ciudad parece, desde hace dos días, un patético muro de lamentos. Hay centenares de personas llorosas, pálidas, agotadas por la tensión y las largas horas sin comer ni dormir, que esperan estoicamente, aunque cada vez con menos esperanzas, la noticia de que sus seres queridos están en la lista de sobrevivientes. Los nombres llegan mal transcriptos y con lentitud, y no significa gran cosa saber que John, Mary o Bob han sobrevivido, porque sabemos que la mayoría de ellos tienen quemaduras en el setenta por ciento de su cuerpo, y luchan entre la vida y la muerte».

Asisto, mudo y desde otro teléfono a ese informe. ¿Qué más decir?

Al otro día, un diario publica las caras jóvenes y bellas de Keulen, Fleur, Toby, Bouvy, Toose, Mey, Viergever, Tom. Las azafatas holandesas. Murieron quemadas y atadas a sus asientos. Será muy difícil olvidarlas…

Mientras, el terrorista Cubillo califica a su crimen como «una gran victoria de nuestro grupo». Repugnante…

El primer y trágico capítulo no se ha cerrado. El cemento de la pista de El Rodeo todavía arde en algunos sectores.

Tratar de viajar a Madrid o a las otras islas es misión imposible.
Recién el miércoles 29 logro llegar, otra vez en barco. Mi grabador y mi libreta de apuntes estallan de datos, testimonios, versiones. A las seis de la mañana del jueves, en el Palacio de Correos de Madrid, frente al teclado de una télex, empiezo a escribir el informe que sigue.

Título: ¿Quién tuvo la culpa?

1) El caso de la torre de control.

¿Esa torre es adecuada? Hasta cierto punto. Lo normal es que no operen Jumbos. Fue una emergencia absoluta. El aeropuerto no tiene radar de tierra: un aparato de alto costo… que hubiera evitado el accidente. Pero no es el único caso. Otros admiten la misma carencia.

2) ¿El personal de la torre es eficiente?

No del todo. Es joven y de poca experiencia. En los últimos meses hubo huelgas y paros de controladores, y eso obligó al ingreso de personal improvisado. Todos están bajo sumario secreto.

3) ¿Cómo fue el diálogo entre ese personal y los dos pilotos?

KLM: –Listo para despegar.
Torre: –Mantenga la posición. Pan Am, ¿abandonó la pista de despegue?
PAN AM: –No.
Torre: –Hágalo y avise cuando deje la pista libre.

El avión de KLM inició el despegue, y a los pocos segundos chocó al avión de Pan Am, que salió de la pista lateral. Según esta grabación, el piloto holandés, Veldhuizen Van Zanten, no obedeció la orden de mantener su posición. ¿Culpable directo? No necesariamente…

4) ¿El piloto de KLM equivocó la orden por la mala pronunciación del inglés del controlador?

Es una de las posibles causas más firmes. La orden de esperar en la cabecera de la pista de despegue, según las normas internacionales, es wait to take off. La orden que sigue, la de despegue, es ready to take off, y también ready at take off.

En fonética, las dos suenan así:
Orden de esperar: «ueituteic».
Orden de despegar: «redituteic».

En inglés bien pronunciado, la diferencia es bastante marcada. Pero según profesores de inglés que consulté en Tenerife y en Madrid, si la pronunciación es deficiente, «ambas órdenes pueden confundirse. Los españoles no hablan buen inglés… y tampoco los holandeses».

5) ¿Pudo haber otra causa de confusión?

Sí. La distorsión del sonido a causa de la niebla, el mal tiempo y la carga de cumulus nimbus que había en la zona a la hora del accidente, casi las siete de la tarde. Esos factores, a veces, hacen que el sonido llegue en ondas, con picos altos y estridentes, o picos bajos, débiles y estirados.

6) ¿Es cierto que ambos pilotos cruzaron mensajes e intentaron una maniobra desesperada?

No. John Cooper, mecánico de tierra de Pan Am que viajaba junto al piloto del Jumbonorteamericano, fue concluyente:

Cuando el avión empezó a carretear para alcanzar la cabecera de la pista y ubicarse detrás del Jumbo de KLM, el piloto, el copiloto y yo íbamos mirando los instrumentos. De pronto levanté la vista y vi adelante una gran sombra. El golpe llegó enseguida. El avión se partió,.. ¡y yo quedé colgado del cinturón de seguridad! Salí unos minutos después, agarrándome de las chapas del fuselaje. Nadie se dio cuenta de nada. Y mucho menos los pasajeros…

7) ¿Es cierto que los pilotos internacionales señalan al aeropuerto de Tenerife con una estrella negra, signo que entre ellos identifica a los más peligrosos del mundo?

Sí y no. Los Rodeos es muy peligroso, pero no tiene estrella negra. Hay 26 que merecen ese símbolo, pero no el de Tenerife. Los más riesgosos son los colombianos, el chileno de la Isla de Pascua, el de Los Ángeles, el de Boston, el de Pago–Pago (Samoa), el de St. Thomas (Islas Vírgenes), el de Medan (Indonesia), el de Teheran (Irán), el de Learmonth(Australia), y el Suva–Nausori (Fidji).

Últimas palabras.

Setenta y dos horas después de la tragedia, 30 chapistas de Tenerife terminaban de construir 600 féretros –la mitad de los que se hacen en un año para los muertos de la isla–, y seis médicos agotaban las últimas bolsas de los cuatro mil kilos de sulfato de cinc, los dos mil de cloruro y la tonelada de aserrín enviada desde Madrid para embalsamar a los cuerpos de las víctimas.

Setenta y dos horas después de la tragedia, los restos de los dos Jumbos parecían esqueletos de monstruos prehistóricos.

Casi cien horas después de la tragedia partí a Buenos Aires.

Las cajas negras –lo supe mucho más tarde– no revelaron nada especial.

Los días siguientes aumentaron la cifra de muertos: 583.

Cuarenta años han pasado. Pero en un rincón de mi memoria siguen las atroces imágenes, las llamas infinitas, los cadáveres alienados en las bolsas negras, el olor a muerte, y la cara de la tragedia.

Referente: Infobae

Un accidente de avión en una playa cerca de Lisboa dejó al menos dos muertos

Avioneta lisboaLa nave tuvo una emergencia y aterrizó en un balneario lleno de gente este miércoles. Un hombre de 50 años y una niña de 8 años perdieron la vida

Una pequeña nave que debió aterrizar de emergencia en una playa cercana a Lisboa causó dos muertos entre los veraneantes que estaban en el lugar.

Cientos de personas estaban disfrutando de la playa de Caparica, a 30 kilómetros al sur de Lisboa, y algunos huyeron despavoridos al mar al ver la avioneta descendiendo. La aeronave, que llevaba dos personas a bordo parecía haber sufrido alguna avería y se tambaleaba al pasar al ras de la multitud atemorizada, según testigos.

La niña fallecida estaba con sus padres, que resultaron ilesos, dijeron testigos a canales de televisión locales. La avioneta aplastó las piernas de hombre de 50 años que estaba soleándose sobre una toalla, añadieron. No hubo más lastimados, se reportó.

No se pudo contactar de inmediato a los servicios de emergencia, las autoridades locales confirman que el piloto y el pasajero, que volaban en una Cessna del Aeroclub de Torres Vedras, estaban realizando un vuelo de instrucción cuando tuvo lugar el aterrizaje de emergencia. El avión estaría prestado a la escuela de aviación de la cercana ciudad de Cascáis.

Ambos salieron ilesos del accidente, y el Diario de Noticias indica que actualmente están siendo interrogados por el servicio de investigación criminal de la Policía Marítima lusa en estos momentos. Se desconoce qué podría haber hecho que el piloto decidiese aterrizar en una zona con tantas personas presentes, pero testigos indican a los medios locales que la avioneta se aproximó silenciosamente, tanto que las víctimas probablemente no notaron su presencia hasta que era demasiado tarde.

 

Fallece persona de apoyo terrestre en el Aeropuerto Internacional de El Salvador

AIESLa Comisión Ejecutiva Portuaria Autónoma ( CEPA) confirmo este miércoles a través de un tweet en su cuenta oficial de Twitter que un hombre falleció la noche del 25 de julio en el Aeropuerto Internacional de El Salvador tras ser atropellado por un carro que cargaba maletas.

La víctima fue identificada como Julio López Torres la cual también fue confirmada por dicha entidad, CEPA cataloga dicho suceso como consecuencia de un accidente de trabajo.

La autónoma lamento los sucedido y extendido las condolencias a los familiares de la victima.

Un ultimo comunicado fue extendido por CEPA donde recalcan el seguimiento de la investigación con el fin de realizar un esfuerzo por mejorar la seguridad y procedimientos aeroportuarios.

 

Avión militar impacta en Mississippi

Avion Militar
Foto: Univision

Equipos especiales del FBI y la Armada de Estados Unidos sondearon este martes la zona donde se estrelló la víspera un avión militar en Leflore, Mississippi, con saldo de 16 muertos, sin determinar aún las causas del accidente.

Según informó el mayor de la Infantería de Marina Andrew Aranda las pesquisas hasta el momento no dieron resultado y confirmó la muerte de todas las personas que se encontraban en la aeronave: 15 marines y un cadete de la Armada, aunque aún se desconoce la identidad de las víctimas.

David Habig, uno de los primeros pilotos en sobrevolar la escena del accidente contó a The New York Times que los cadáveres estaban esparcidos por el suelo, entre las llamas y el humo.


«Todo lo que veía eran cuerpos esparcidos por el campo. Estaban por todos lados. Nunca en mi vida había visto algo así», dijo.


El presidente de Estados Unidos, Donald Trump, calificó el accidente de «descorazonador» y envío sus condolencias y las de su esposa.

«Se desintegraba en el aire»

El suceso ocurrió la víspera hacia las 4:00 pm hora local a 85 millas (135 kilómetros) al norte de Jackson, en la región del Delta de Mississippi.

Testigos citados por el jefe policial del condado Leflore, Ricky Banks, afirmaron que el avión se desintegraba mientras se aproximaba al suelo.

«Miré hacia arriba y vi al avión que hacía espirales«, declaró a la agencia AP Andy Jones, un testigo del accidente que se encontraba trabajando en en un área cercana cuando lo vio caer en una espiral de humo.

Según Jones, la aeronave se desplomó detrás de unos campos de soja. Cuando los lugareños quisieron aproximarse al lugar no pudieron por la intensidad de las llamas. Los bomberos utilizaron cerca de 9,000 galones de espuma para apagar las llamas del aparato.

El avión siniestrado era un KC-130, que sirve tanto para abastecer a otras aeronovanes como para el transporte de tropas. Se dirigía desde la base de la Infantería de Marina en Cherry Point, Carolina del Norte, hasta la base naval en El Centro, California.

Dicho modelo de avión se fabricó entre 1983 y 1995 y ya se dejó de producir, aunque ingenieros aeronáuticos consultados por The New York Times descartaron que el accidente obedeciera a esta causa.

El jefe de bomberos de Freenwood, Marcus Banks, explicó que los restos del avión quedaron esparcidos en un radio de unas cinco millas (8 kilómetros). Mientras extinguían el incendio principal, los bomberos debieron replegarse tras una explosión.

De acuerdo con las autoridades, se trata del peor accidente de un avión militar en Estados Unidos desde 2005. El último reportado antes de este ocurrió en 2012, con un balance de cuatro muertos.