Se desplomó helicóptero Aérospatiale Puma de la ONU

Un helicóptero Puma matrícula UN-809 de Organización de las Naciones Unidas (ONU), perteneciente a la Aviación del Ejército de Pakistán, se desplomó segundos después del despegue en el Aeropuerto de Kavumu, en el Congo, cuando realizaba maniobras con al menos 12 personas a bordo.

El accidente se registró el pasado miércoles 12 de abril a las 13:30 hora local. Las causas del accidente que aún están por determinar, podría tratarse de una pérdida de potencia en el rotor de cola, lo que desencadenó que la aeronave perdiera sustanciación he impactara contra el terreno, recibiendo daños considerables en toda su estructura.

Inmediatamente, el grupo de rescate y médico de la URUASU (Unidad Uruguaya de Soporte de Aeródromos) del Contingente de la Fuerza Aérea Uruguaya, asistió a las víctimas del accidente, según el plan de operaciones estipulado.

En este operativo coordinado por el Contingente de la Fuerza Aérea Uruguaya, se solicitó el apoyo de ambulancias (debido al número de heridos), a la Compañía de Ingenieros del Ejército Nacional (Kavumu) y de la Base “15 de noviembre” de la Armada Nacional (Bukavu), para su posterior traslado al Hospital de la República Popular China, perteneciente a Naciones Unidas.

puma-onu-helicoptero

Al menos 37 muertos al estrellarse un avión de carga en un pueblo cercano a la capital de Kirguizistán.

Al menos 37 personas han muerto hoy al estrellarse un avión de carga turco en una zona residencial próxima al aeropuerto de Bishkek, capital de Kirguizistán, según los últimos datos del Ministerio de Situaciones de Emergencias kirguís.

Sin embargo, el ministro de Sanidad kirguís, Talantbek Batiralíyev, ha confirmado la muerte de 31 personas, incluidos los cuatro tripulantes de la aeronave, y ha apuntado al hallazgo de fragmentos de otros nueve cadáveres, por lo que el número de víctimas del siniestro podría ascender a cuarenta.

“Han muerto 31 personas, incluidos los cuatro miembros de la tripulación. En el lugar del siniestro se han encontrado fragmentos de cuerpos de otros nueve fallecidos”, dijo el ministro en unas declaraciones confusas recogidas por la agencia Interfax.

El avión “se dio la vuelta al precipitarse y se partió en tres o cuatro partes. Los fragmentos de los cadáveres de las víctimas están esparcidos por todo el perímetro”, dijo a su vez el viceprimer ministro kirguís, Mujammetkaliy Abulgazíyev.

Otras nueve personas han resultado heridas en el accidente y han sido trasladadas a distintos hospitales de Biskek, agregó Batiralíyev. El Boeing 747-400 de la compañía turca Avia Cargo Turkish (ACT), cubría un vuelo para Turkish Airlines cuando se precipitó sobre una zona residencial de la localidad de Dacha-Suu, a menos de dos kilómetros de la pista de aterrizaje del aeropuerto Manas de Biskek.

Casi todas las víctimas del siniestro, entre ellos al menos seis niños, eran habitantes de esa localidad. La aeronave, que cubría la ruta entre Hong Kong y Estambul con escala en Biskek, destruyó al menos 32 viviendas al caer al suelo sobre las 07.17 hora local (01.17 GMT). Más de mil operarios, entre servicios de rescate, policía, militares y personal del aeropuerto, trabajan en el lugar del siniestro.

Los periodistas que se encuentran en Dacha-Suu informan de que el incendio ha sido extinguido y que una parte de la cola del avión permanece sobre las viviendas. Una fuente en el aeropuerto Manas citada por Interfax explicó que los pilotos no fueron capaces de dirigir el aparato hacia la pista de aterrizaje por la densa niebla que cubría el aeródromo en el momento del siniestro.

Por el momento se desconocen las causas del accidente, aunque las autoridades ya han descartado el atentado terrorista y han apuntado al fallo humano como la causa más probable. “Según datos preliminares, la versión de un atentado terrorista se descarta.

Lo más probable es que el siniestro se deba a un fallo de pilotaje”, apuntó Abulgazíyev. La Fiscalía general de Kirguizistán ha abierto una investigación penal para aclarar las circunstancias de la tragedia

Fuente: EFE

“Falla en los flaps”: la causa del accidente del avión ruso en el que murieron 92 personas.

Las grabaciones de datos de la aeronave rusa que se estrelló en el mar Negro este domingo revelaron que una falla de los flaps de sus alas fue la causante del accidente, reportaron varios medios locales.

Los flaps, paneles que están ubicados en las alas y que ayudan a que la aeronave se eleve o descienda a velocidad controlada, no se abrieron de forma sincronizada, le dijo una fuente cercana a la investigación a la agencia de noticias rusa Interfax.

El sitio ruso de noticias Life indicó que esta falla llevó a los pilotos a perder el control del avión -un Tu 154-, que estaba en un “ángulo crítico”.

Life también citó las últimas palabras de un miembro de la tripulación recogidas en la grabación: “¡Los flaps, demonios!”.

La aeronave, que operaba desde 1983, se desplomó poco después de despegar de la ciudad de Sochi (donde había aterrizado para cargar combustible) y causó la muerte de 92 personas.

A bordo viajaban 64 miembros del reconocido ensamble musical Alexandrov, así como Yelizaveta Glinka, una de las más destacadas embajadoras humanitarias del país.

El avión se dirigía hacia Siria, donde el coro tenía planeada una presentación de año nuevo.

De acuerdo al reporte de los medios locales, los últimos hallazgos se dieron a conocer después de escuchar el diálogo en la cabina del avión que quedó grabado en la “caja negra”, hallada bajo el agua a un kilómetro y medio de la costa.

Después del accidente se había revelado la conversación entre la torre de control y el piloto del avión, pero allí no se escucharon menciones a problemas de ningún tipo.

Pero el sitio de noticias Life, que es cercano a las agencias de seguridad rusas, publicó una transcripción del diálogo dentro de la cabina que indicaría que la falla de los flaps habría tomado a los tripulantes por sorpresa.

Las últimas palabras de los pilotos
Esta es la conversación revelada por el sitio de noticias ruso en internet Life:

– “Velocidad 300 (inaudible)-
– (Inaudible)-
– “He tomado el tren de aterrizaje, comandante”-
– (Inaudible)-
-¡Maldita sea!-
Se escucha un sonido de alarma.
-¡Los flaps, demonios!-
-El altímetro…
-Estamos en… (inaudible)-
Otra alarma se escucha para avisar de la peligrosa proximidad a tierra firme.
-Inaudible-
-¡Comandante, estamos cayendo!”-

Hasta ahora sólo se han recuperado 15 cuerpos y al menos 223 restos humanos del lugar del accidente.

Los investigadores habían descartado un posible ataque terrorista y se habían concentrado en evaluar un posible error humano, falla técnica o una combinación de ambos factores como causas del accidente.

Fuente: BBC

Quince heridos tras salirse de la pista un avión de Jet Airways en la India.

Al menos quince personas resultaron con heridas leves al salirse de la pista un avión de la compañía Jet Airways con 161 pasajeros a bordo cuando trataba de despegar este martes del Aeropuerto Internacional de Goa, en el suroeste de la India, informaron diversas fuentes.

La aeronave, en la que viajaban 154 pasajeros y 7 miembros de la tripulación, se salió de la pista a primera hora de la mañana cuando “se estaba alineando para el despegue” hacia la ciudad de Bombay, informó la aerolínea india en un comunicado.

Durante el proceso de evacuación, quince personas sufrieron heridas “leves”, de las que siete fueron dadas de alta poco después del accidente tras recibir primeros auxilios, según otra nota de Jet Airways.

El aeropuerto ha recobrado la normalidad y ya se han retomado las operaciones en el mismo.

El portavoz de la Armada, institución que participó en las labores de rescate, confirmó la reapertura de la pista en su cuenta de Twitter y detalló que todos los pasajeros del avión siniestrado fueron evacuados “de manera segura”.

Fuente: Globovision 

Un accidente de avión en Colombia deja cinco muertos y un herido

La aeronave se precipitó al suelo tres minutos después de despegar del aeropuerto de Pedro Carreño.

Cinco muertos y un herido dejó hoy un accidente aéreo en el departamento colombiano de Vichada (este), fronterizo con Venezuela, informó la Aeronáutica Civil (Aerocivil) de Colombia. El hecho se registró cuando el avión de carga que cubría la ruta Puerto Carreño – Bogotá se accidentó minutos después de despegar del aeropuerto Germán Olano que sirve a la capital de Vichada.

“Fallecieron cinco tripulantes y sobrevivió un técnico de vuelo que fue trasladado a un hospital del municipio, en donde está siendo estabilizado por el personal médico para luego ser trasladado a Bogotá”, señaló la Aerocivil en un comunicado.

Asimismo, la autoridad aeronáutica colombiana aseguró que miembros de ese organismo se desplazaron al lugar de los hechos para iniciar un investigación sobre las causas. La aeronave de carga, del tipo 727, de matrícula HK4544, pertenecía a la empresa Aerosucre se accidentó “tres minutos después de haber despegado” de Puerto Carreño, dijo la Aerocivil en un comunicado.

Entre los fallecidos está el capitán del avión, el copiloto, el ingeniero de vuelo, el despachador y un operario de montacarga. Del accidente sobrevivió el técnico de vuelo Diego Armando Vargas Bravo, que fue trasladado al hospital San Juan de Dios de Puerto Carreño y en las próximas horas será trasladado a Bogotá en un avión ambulancia de la Fuerza Aérea Colombiana (FAC).

Varias personas que se encontraban cerca del aeropuerto pudieron grabar el accidente. El aparato pasó tan cerca de donde estaban que podrían haber resultado grávemente heridos.

Fuente: La vanguardia 

Una cadena de errores causa la tragedia en Colombia del avión del Chapecoense

La delegación del club de fútbol Chapecoense debió llegar el lunes en la tarde a Colombia procedente de Sao Paulo en un Airbus 320 fletado y por una desautorización de la autoridad aeronáutica brasileña tuvo que hacer escala en Santa Cruz de la Sierra (Bolivia) y embarcarse allí en un avión que, hoy se sabe, tiene una autonomía de vuelo limitada.

Allí comenzó la terrible cadena de errores que terminó con una tragedia aérea que costó la vida a 71 personas, a la que sobreviven seis y que ha enlutado especialmente al mundo del deporte y el periodismo.

Aviones del tipo Airbus 320, como el que no pudo finalmente contratar el Chapecoense para viajar hasta la ciudad colombiana de Medellín desde el aeropuerto de Guarulhos, en Sao Paulo, tienen una autonomía de vuelo de más de siete horas.

La Agencia de Aviación Civil (ANAC) de Brasil desautorizó la partida del Airbus de ese país para cumplir el trayecto directo hasta Medellín, lo que obligó a la delegación a utilizar un Plan B.

La misma aeronave los condujo hasta Santa Cruz de la Sierra para fletar una aeronave de la empresa de chárter Lamia (Línea Aérea Mérida Internacional de Aviación), una compañía anónima de capital venezolano nacida en 2009 en el estado de Mérida, aunque opera desde Bolivia.

Las leyes aeronáuticas establecen que los vuelos privados deben tener matrícula del país desde que se parte o al que se llega.

Horas después, partieron desde el Aeropuerto Internacional Viru Viru, de Santa Cruz.

La travesía duraría unas cuatro horas y la delegación debería llegar a su destino antes de la medianoche en el avión de la compañía Lamia, un RJ100 cuya fabricación británica data de los años 90 y que es llamado así en el ámbito aeronáutico por tratarse de un ‘Regional Jet’, es decir, un aparato diseñado para cubrir distancias cortas.

Su avión siniestrado estaba al mando del capitán Miguel Quiroga, dueño de la empresa de Charter, y el mismo que transportó hace 18 días a la selección argentina desde Belo Horizonte a Buenos Aires, tras jugar un partido de las eliminatorias para el Mundial Rusia 2018.

Este «Regional Jet» trasladó para jugar a domicilio partidos de la Copa Sudamericana al colombiano Atlético Nacional, el rival al que el Chapecoense ya no le podrá cumplir la cita en la final del torneo.

Expertos en seguridad aeroportuaria consultados hoy por Efe, que hicieron todo este detallado relato, no se explican cómo esta aeronave fue empleada para cubrir la distancia de 2.265 kilómetros aproximadamente que separan a Santa Cruz de la Sierra y el aeropuerto José María Córdova de Medellín, situado en el vecino municipio de Rionegro.

Es casi la misma autonomía de vuelo que tienen los RJ, como el siniestrado hacia las 22.00 hora local del lunes (03.00 GMT del martes) a pocos kilómetros de su destino, en el cerro El Gordo.

Las fuentes consultadas coinciden en recordar que hace unos veinte años aviones como estos fueron devueltos a su fabricante por la extinta compañía aérea SAM (Sociedad Aeronáutica de Medellín).

Por entonces, los directivos de SAM, que en 2010 se fusionó con Avianca, argumentaron que eran de bajo rendimiento, pues apenas llegaban a Aruba y Curazao, y no tenían capacidad de ir hasta Miami.

«Los protocolos de seguridad aeronáutica plantean que una aeronave debe tener suficiente combustible para llegar a su destino, pero también, para experimentar una espera eventual y, además, para ir a aeródromos alternos, en caso de presentarse una emergencia», declaró a Efe un directivo de la Aeronáutica Civil de Colombia.

Otro eslabón de la cadena de errores que terminó por condenar a la muerte a siete de los nueve tripulantes y a 64 de los 71 pasajeros del avión de Lamia de matrícula CP2933 no ha sido divulgado aún por la Aerocivil.

A la misma hora en que se aproximaba a su destino, se presentó una emergencia en el aeropuerto de Rionegro.

Un avión Airbus 320, el mismo que fue negado a los brasileños para cumplir su cita con el Atlético Nacional en el partido de ida de la final de la Copa Sudamericana, recibió prioridad para aterrizar por evidenciar una fuga de combustible.

La nave de la aerolínea Viva Colombia venía procedente de Panamá y logró sortear sin más problemas su incidente.

Entretanto, el RJ85 de Lamia, que llegaba con el combustible justo, quedó incorporado en espera, un estado en el que la aeronave se mueve en un radio definido hasta recibir la orden de aterrizar o trasladarse a un aeródromo cercano.

Los especialistas que han iniciado hoy las investigaciones sugieren que el piloto del avión boliviano también debió informar de inmediato a la torre de control de su situación, un procedimiento que se conoce como «solicitar vectores», es decir, pedir la ruta más rápida para aterrizar en el aeropuerto de destino.

Al desconocimiento de la situación por parte de los controladores, que nunca recibieron la declaración de emergencia, siguió el desconcierto absoluto.

Sin combustible, se generaron los problemas eléctricos, porque se apagaron los generadores.

Esto explica por qué no explotó el aparato al desplomarse en el agreste cerro El Gordo.