Si tienes miedo volar ¿Cuál es el momento del día para evitar viajar?

0
35
Viajar

La experiencia dentro de un avión puede ser menos estresante de lo pensado. Cuáles son las horas menos aconsejables si el pasajero sufre de aerofobia y les tiene miedo a las turbulencias

Nunca hubo tanta gente volando, y, sin embargo, las fatalidades están en descenso desde el 2000. El avión es el transporte más seguro del mundo. Según información recopilada en una base de datos financiada por la Flight Safety Foundation (una organización internacional e independiente sin fines de lucro), el 2016 fue el año más seguro en la historia de la aviación, y, de acuerdo a predicciones de la FAA (la Administración Federal de Aviación de Estados Unidos), el 2017 le robará el primer puesto.

Pero a pesar de las estadísticas, el miedo a volar siempre permanece. Los aerofóbicos saben que sus miedos no responden a la lógica, pero no lo pueden evitar. Un estudio realizado hace ya varios años por la socióloga Graciela Romer demostró que el 23% de los encuestados tenía miedo a volar. ¿Los motivos más frecuentes? Las turbulencias, las tormentas y el miedo a que se caiga el avión.

Claudio Plá, médico psiquiatra -matrícula 52474- especialista en fobia a volar y trastornos de ansiedad, explicó en diálogo con Infobae que la numerología y los porcentajes no son generadores de cambio psicológico: “La estadística no conmueve si no se tiene una interpretación emocional visceral desde donde se sustentan esas cifras. No es algo que venga de la nada, hay toda una estructura que la valida. La estadística muerde cuando la persona comprende su naturaleza”.

De esta manera, la gente intenta encontrar algunos trucos para sobrellevar mejor el viaje. Algunos se medican, otros buscan apoyo emocional con compañeros de fila o con los tripulantes de a bordo y otros incluso tratan de reservar a toda costa el asiento más seguro del avión. Y, buena noticia para ellos, habría una hora del día con menor probabilidad de turbulencias.

Se suele decir que el mejor momento del día para volar es bien temprano a la mañana, para adelantarse a alguna tormenta imprevista que pueda a llegar a azotar, de manera sorpresiva, el lugar de despegue o de aterrizaje, o durante el trayecto. Sin embargo, según Paul Williams, profesor de Ciencias Atmosféricas de la Universidad de Reading, se deberían evitar las primeras horas de la mañana.

Según aseguró el experto en diálogo con Business Insider, no es una buena idea viajar muy temprano, ya que los pilotos probablemente emprendan la ruta usando información vieja: “Hay que evitar viajar en el primer vuelo, la primera salida desde cualquier aeropuerto en cualquier ruta, simplemente porque ese espacio aéreo no fue explorado durante la noche y en general no tenemos idea cuán turbulenta estuvo la atmósfera”.

“El primer vuelo de cada día en cualquier ruta suele ser particularmente más turbulento según los pilotos con los que hablé, y eso ocurre porque el avión anterior que voló por esa ruta por ese espacio aéreo provee información valiosa al piloto que le sigue”, explicó. De esta manera, como hubo varias horas en las que no hubo ningún vuelo en una ruta específica, la última información con la que cuenta el piloto ya se encuentra desactualizada.

LEA: ¿Cómo las aerolíneas escogen quien obtiene un ascenso a clase ejecutiva?

“Supongo que mi consejo para los pasajeros nerviosos a los que no les guste viajar a través de turbulencia sería que dejen de reservar para el primer vuelo del día”, recomendó Williams. Sin embargo, también aclaró que “hay otro tipo de turbulencias que tienen que ver con sistemas climáticos y nubes y este fenómeno suele ocurrir con más frecuencia a la tarde”.

“Mi recomendación final sería entonces que no tomen ni el primer vuelo ni alguno en el medio de la tarde, porque en ese momento es cuando la atmósfera está calentando el suelo y el aire más cálido está subiendo y empujando las alas del avión y causando turbulencias”.

 

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.