El tráfico de pasajeros creció un 3.4% en 2019

El tráfico de pasajeros creció un 3.4% en 2019

Según los datos del Consejo Internacional de Aeropuertos (ACI) el tráfico de pasajeros, experimento un incremento del 3.4% en 2019.

Esto supone una tendencia de aumento moderado en comparación de años anteriores; que han sufrido incrementos de hasta un 6.4%.

La ACI además reportó que el tráfico internacional, creció un 4.1% y un incremento del 2.8% en los vuelos domésticos.

Para el 2019 el tráfico de carga registro un retroceso del 2.5%; cerca de seis puntos porcentuales por debajo de lo registrado para el 2018 (+3.4%). Respecto a la carga internacional la caída fue mayor y registro un 4.1% frente al 1.3% del tráfico de carga doméstico.

Te puede interesar: Qatar envía aviones a China con material sanitario

La ACI aseguró que a pesar que se produjo una lenta recuperación en el volumen de carga a finales del 2019; la situación de emergencia sanitaria provocada por el coronavirus podría detener la tendencia al alza e impactar en los resultados para el 2020.

De igual forma se podría ver afectado el tráfico de pasajeros debido a la situación que se vive en China y otros países afectados por el coronavirus.

“Con las continuas guerras comerciales y la creciente tensión geopolítica en el Medio Oriente, el ambiente global en 2019 fue ciertamente un desafío para el transporte aéreo”, asegura la directora general mundial de ACI, Angela Gittens.

El tráfico internacional de pasajeros en Europa experimento un crecimiento del 4.4%. La región de Africa fue la que más a crecido este ultimo año (6.5%), sin embargo el trafico nacional en Europa cae un 0.2%.

La cifras globales muestran que el tráfico de pasajeros en África creció un 6.7%, en Asia fue del 3%, en Europa un 3.2%, Latinoamérica creció el 3.7%, Oriente Medio un 3.3.% y en Norteamérica el crecimiento fue del 3.4%

Para el caso del tráfico de carga a nivel global registro caídas en todos los mercados. Del -0,2% en África, un -4,3% en Asia, el -2,4% en Europa, del -3,5% en Latinoamérica, del -2,8% en Oriente medio y del -0,5% Norteamérica.