Unas declaraciones brindadas por la Administración de Seguridad del Transporte (TSA, en inglés) a la agencia de noticias EFE; dicen que las autoridades aéreas de EUA han vigilado por años, en secreto; a pequeños grupos de pasajeros estadounidenses incluso si esos individuos no tenían vínculos conocidos con el terrorismo.
Esta practica fue dada a conocer por el diario The Boston Globe; y se trata de un programa que es llamado «Quiet Skies» (Cielos Tranquilos) mediante el que la TSA ordenó desde 2010; que se investigase a pasajeros sospechosos por sus comportamientos en los vuelos; como sudar copiosamente o usar el baño con asiduidad.
Un portavoz en anonimato aseguró que; «El objetivo de este programa es garantizar que los pasajeros y la tripulación de vuelo estén protegidos durante el viaje en avión»
«Contrario al artículo publicado por The Boston Globe; el programa no toma en cuenta la raza y la religión, y no tiene la intención de vigilar a estadounidenses comunes y corrientes», argumenta la agencia.
La misma fuente añadió que; «El programa analiza la información sobre los patrones de viaje de un pasajero y, a través de un sistema de controles y equilibrios; para incluir una vigilancia sólida, agrega efectivamente una línea adicional de defensa a la seguridad de la aviación».
De acuerdo a la agencia, esto se trata de una práctica que lleva a cabo «revisiones rutinarias» a través de procedimientos legales que respetan «los derechos civiles» y es un «método práctico para evitar que ocurra un acto de terrorismo a 30,000 pies de altura».
La iniciativa plantea nuevas preguntas, sobre la privacidad de los estadounidenses de a pie cuando hacen viajes rutinarios dentro de EUA y sobre la amplia red de vigilancia por parte de las fuerzas de seguridad para evitar ataques terroristas.

Deja un comentario