Un helicóptero Mi-8 se estrello en Rusia

Un helicóptero Mi-8 de la compañía aérea UTair se ha estrellado en la región rusa de Krasnoyarsk, dejando 18 personas fallecidas. Así lo informo la agencia RIA Novosti.

“Un helicóptero con pasajeros se desplomó en la zona de la ciudad de Igarka. Todos los que estaban a bordo han muerto”, comunicó la fuente, al precisar que se trata de 15 pasajeros y tres miembros de la tripulación.

La aeronave cayo a tierra pocos instantes después del despegue, a dos kilómetros del aeródromo de Igarka.

Desde la Dirección Principal del Ministerio de Emergencias de la región de Krasnoyarsk han declarado que el Mi-8 intentó hacer un aterrizaje forzoso a las 10:20 (hora local). El lugar del siniestro ha sido localizado. Ambas cajas negras –un dispositivo de registro de los parámetros de vuelo y un registrador de voz en cabina– han sido encontradas también.

El helicóptero exploto inmediatamente impacto en el suelo, de acuerdo con la fuente especificó que el Mi-8 se incendió y quedó destruido.

También te puede interesar: Que les permitió sobrevivir a los pasajeros del vuelo de Aeroméxico

El Comité de Investigación de la región ha confirmado el número de víctimas mortales del accidente del Mi-8 y ha comenzado una investigación correspondiente. El organismo ha abierto un proceso penal por violación de las normas de seguridad del tráfico aéreo.

“El helicóptero se estrelló después del despegue, como resultado de una colisión con una carga transportada por otro helicóptero Mi-8, que estaba en el aire”

El otro helicóptero, con el que colisionó el Mi-8 de pasajeros, se deshizo de la carga que transportaba y aterrizó con éxito. Su tripulación no ha salido ilesa.

Que les permitió sobrevivir a los pasajeros del vuelo de Aeroméxico

El pasado martes 31 de julio, fue un día que movió a los medios de todo el mundo, la noticia del accidente aéreo en el que un avión de Aeroméxico impacto en tierra luego de despegar del aeropuerto de Durango le daba la vuelta.

El mundo entero se encontraba pendiente por saber la magnitud de la catástrofe, e imaginábamos una escena donde no se encontrarían sobrevivientes.

La sorpresa para muchos fue cuando en las noticias circulaba el comunicado de las autoridades mexicanas y de la aerolínea misma; que todos las personas a bordo se encontraban a salvos.

Creo que para muchos esto fue llamado un ‘milagro’; en el mundo entero los medios pasaban las noticias de cómo la tripulación casi en su mayoría había salido con heridas leves; y tan solo dos de ellos contaba con un diagnóstico grave.

El avión que cubría la ruta Durango-Ciudad de México correspondía a un Embraer 190, que de acuerdo con los datos preliminares, el mal clima habría sido el causante que se precipitara a tierra bruscamente. Algo que por las autoridades aun se encuentra en vías de investigación.

Sin embargo hay algo que aun sigue sorprendiendo; y es el echo que todas las personas abordo de la aeronave sobrevivieran.

¿Será suerte o milagro?

Lo que si se reconoce y que fue pieza calve para que el evento ocurrido la tarde del pasado martes, es el echo de que la tripulación respondió acorde a los protocolos de seguridad establecidos por las normas internacionales; esto permitió que la historia se contara de diferente manera.

Tripulación Aeromexico Vuelo AM 2431

Como todo evento este aún se encuentra en fase de investigación; por lo que aun es muy pronto para decir cuales fueron las circunstancias que le permitieron a los 99 pasajeros y los 4 tripulantes vivieran para contar lo que paso ese día en el vuelo AM-2431.

Expertos en la industria resaltaron algunos puntos, que desde su perspectiva contribuyeran para tener un final que desde el sentido humano fue muy bueno.

Uno de los principales factores fue el constante adiestramiento que como lo habíamos mencionado antes fue fundamental; además de la fase del vuelo, la aplicación de nuevas mejoras tecnológicas y de seguridad en los aviones más modernos. Sin menos preciar los protocolos de evacuación efectivos.

La tripulación y su pericia

Vicedecano del Colegio Oficial de Pilotos de la Aviación Comercial Carlos San José; dijo que lo más importante en lo ocurrido en Durango fue la pericia de la tripulación. Recalco, “Lo que han dejado claro tanto la compañía como la mayoría de expertos es que el comandante jugó un papel clave’ controlando la situación y consiguiendo manejar el avión evitando que se precipitara bruscamente contra el suelo”, apunta en conversación con Teknautas.

“Es un caso claro que demuestra que las buenas compañías se diferencian de las malas por su tripulación y por el buen entrenamiento que ésta tiene”, explica San José.

Fase de despegue

Además de la tripulación Harro Ranter CEO de Aviation Safety Network dijo a CNN; que también hay otros factores clave, como el echo que el avión impacto justo después de despegar. Apenas había salido de la pista del aeródromo cuando una tormenta o un golpe de viento, según explican diferentes medios, la aeronave se desplomó y chocó con su ala izquierda contra el suelo.

De acuerdo con Ranter y su equipo; las probabilidades de sobrevivir a un accidente aéreo son mucho mayores en la fase de despegue, que en pleno vuelo.

Las estadísticas de Aviation Safety Network hablan de un 56,2% de posibilidades de sobrevivir en uno de estos accidentes, frente al 6,5% de accidentes durante el vuelo.

Aviones mejorados

Y como ultimo punto, es importante reconocer que la situación en la que se dio el evento, se involucra a un avión moderno; puesto que el E-190 es un aparato que no sobrepasa los 15 años de antigüedad.

Lo que significa que estas aeronaves vengan mejor equipadas que un avión más antiguo, gracias a estas mejoras es mucho más difícil que se repitan las mismas tragedias. Un ejemplo claro es, que hoy en día es muy complicado que te quedes atrapado en uno de los asientos o que la estructura del avión se rompa en mil pedazos y te aplaste.

Adrian Young es un investigador de seguridad aérea, y explicaba al medio Voanoticias; “Los aviones son ahora más fuertes”.

A esto le sumamos que los materiales del cual están fabricados los aviones en la actualidad arden más lentamente. Y los fabricantes evitan usar productos que puedan emitir gases tóxicos; esto con el fin de reducir al mínimo cualquier posibilidad de que los pasajeros mueran dentro del avión en caso de producirse un incendio