Air New Zealand cancela vuelos por fallas en los motores de sus B787-9

Air New Zealand retrasa algunos vuelos

Air New Zealand B787-9Air New Zealand se ha visto obligada a cancelar o retrasar algunos vuelos en las próximas semanas debido a problemas inesperados con los motores Rolls-Royce de sus aeronaves 787-9 del fabricante estadounidense Boeing, según informó la aerolínea en un comunicado.

“Algunos de los motores Rolls-Royce Trent 1000 en la flota Boeing 787-9 de la aerolínea requieren mantenimiento antes de lo indicado”, ha indicado la compañía aérea, que se ha convertido en la última aerolínea en sufrir problemas con los motores Rolls-Royce Trent 1000.

Rolls-Royce no tiene motores de reemplazo disponibles mientras se lleva a cabo este trabajo de mantenimiento, “lo que significa que algunos cambios en el cronograma son inevitables”, señaló Air New Zealand, que se centrará en encontrar aviones de repuesto durante el periodo de revisión de los motores.

La Comisión de Investigación de Accidentes de Transporte de Nueva Zelanda dijo que estaba investigando dos eventos relacionados con “anormalidades del motor” en aviones de Air New Zealand esta semana.

Por su parte, Rolls-Royce aseguró que estaba trabajando con Air New Zealand y otras aerolíneas para minimizar las interrupciones y restaurar las operaciones de vuelo lo antes posible.

OTRAS AEROLÍNEAS AFECTADAS

Air New Zealand no ha sido la primera aerolínea en detectar problemas con los motores de los aviones del modelo 787 de Boeing.

Los tiempos de vida más cortos de los motores están creando una escasez de suministro en la industria que también están afectando a British Airways y Virgin Atlantic.

“Bomba a bordo” el mensaje encontrado en un avión de Aerolíneas Argentinas

En el caso de Virgin Atlantic, la aerolínea dijo que planeaba alquilar hasta cuatro aviones A330-200 durante al menos doce meses a partir de marzo de 2018 para mantener a los pasajeros en vuelo mientras estacionaba algunos Boeing 787, a la luz de la escasez de motores.

Rolls-Royce dijo a sus inversores en agosto que de 400 a 500 motores Trent 1000 se vieron afectados por problemas con el desgaste de los componentes antes de lo esperado, de acuerdo con una transcripción de conferencia telefónica.


Referente: EuropaPress

Air New Zealand utilizará robots para atender a sus pasajeros

Air New Zealand (1024x610).jpgLa aerolínea Air New Zealand anunció este martes 22 que utilizará robots con algunas formas humanas para atender a sus pasajeros en el aeropuerto de Sídney, en Australia, como parte de un experimento hasta el próximo viernes.

La compañía se asoció con el Banco Commonwealth para utilizar sus robot humanoides llamados «Chip CAN Android» para ayudar en la facturación antes de que el pasajero embarque en el avión, según un comunicado de la empresa publicado en el portal neozelandés Scoop.


«Esta asociación y experimento con el Commbank y Chip es otra forma de desafiar los límites para asegurarnos de que seguimos estando al frente de la tecnología, la que nos permite ampliar las experiencias que ofrecemos a nuestros clientes», dijo el jefe de la oficina digital de la aerolínea, Avi Golan.


La aerolínea recordó que a finales de año el Banco Commonwealth implementó en su laboratorio de innovación en Sídney la presencia de robots como Chip, que tiene como los humanos un par de brazos adheridos al tronco, un rostro y que además habla, aunque no tiene boca.

«Chip es uno de los robots humanoides más avanzados del mundo y es perfecto para nuestro trabajo que apunta a entender cómo los humanos y los robots interactúan en las dinámicas de los espacios sociales», explicó Tiziana Bianco, directora general de Innovation Labs del banco.

Air New Zealand ya ha introducido en sus servicios a «Oscar», un programa informático que simula mantener una conversación (bot conversacional) para atender a sus pasajeros en sus consultas por internet, así como un sistema biométrico para facturar las maletas.

También se propone utilizar en el futuro los HoloLens de realidad aumentada que ha desarrollado Microsoft en sus vuelos.

Referente: El Economista