¿Cómo se propaga un virus en el avión?

El 25 de abril de 2009, la Organización Mundial de la Salud (OMS) alertaba de un brote en México de lo que entonces llamaron gripe porcina y pedía medidas para evitar su expansión internacional.

Lo que no sabían entonces las autoridades sanitarias es que el virus (la gripe A H1N1) ya había llegado hasta Auckland, en Nueva Zelanda, a bordo de un avión.

Desinfectar avión

Ahora, un estudio ha modelado el riesgo que existe de que una enfermedad infecciosa se propague durante un vuelo. Aunque es baja, la probabilidad de infección aumenta cuanto más cerca del primer infectado o si este es un miembro de la tripulación.

Horas antes de que la OMS lanzara su alerta sobre la nueva gripe, había aterrizado en el aeropuerto de Auckland un Boeing 747 procedente de San Diego (EE UU). Entre sus casi 400 pasajeros regresaban una veintena de estudiantes que habían estado en el norte de México. nueve de ellos subieron al avión ya enfermos.

13 horas más tarde, otras cinco personas, quizá, ocho, bajaron enfermas del avión. En las siguientes semanas, más de 1.000 personas tuvieron que ser hospitalizadas y durante toda la pandemia, murieron 49 neozelandeses. Al acabar 2009, el 18% de la población de Nueva Zelanda habÍa estado expuesta al virus, es decir, llevaban anticuerpos contra esa cepa del H1N1.

No hay manera de saber si, en esos días, solo aquellos estudiantes llevaron la nueva gripe a Nueva Zelanda, pero sí «fueron los primeros casos de gripe pandémica conocidos en Nueva Zelanda», cuenta en un correo el epidemiólogo de la Universidad de Otago (Nueva Zelanda), Michael Baker.

«Fueron detectados el 25 de abril de 2009, el mismo día en que la OMS declaró que el brote de la nueva pandemia A/H1N1 era una emergencia de salud pública de importancia internacional», añade.

Baker pudo hacer el seguimiento de los chicos y a un centenar de personas que se sentaron con ellos en la parte posterior del avión. Aquel seguimiento permitió comprobar que los pasajeros que se infectaron durante el vuelo estaban a no más dos filas de distancia de alguno de los estudiantes enfermos, ya fuera hacia adelante, hacia atrás o a los laterales.

«La pandemia nos ofreció una oportunidad única para investigar el riesgo de transmisión de la gripe durante un vuelo. Al tratarse de un virus completamente nuevo en Nueva Zelanda, sabíamos que el único punto del que podía venir era de otros pasajeros de ese vuelo», escribía entonces el epidemiólogo neozelandés.

«Tranquiliza saber que fueron pocas infecciones y solo se produjeron entre pasajeros que estaban cerca de las personas infectadas. Lo que sugiere que la transmisión se produjo más por gotitas expulsadas al toser o estornudar que mediante minúsculos aerosoles dispersados a través del sistema de aire acondicionado del avión», añade.

Esta cercanía a los primeros infectados se conoce con la norma de las dos filas y ha sido comprobada en otros casos de infecciones en vuelo. Incluso la OMS y las autoridades de aviación civil la incluyen en sus guías para examinar y controlar a los pasajeros en caso de alertas de epidemia.

Sin embargo, un grupo de matemáticos y sanitarios acaban de confirmar la norma pero con matices. Además de la posición en la que los pasajeros estaban sentados, hay que tener en cuenta todos sus movimientos y los de los tripulantes de cabina.

En el mayor experimento hecho hasta ahora sobre la posible propagación de virus en vuelo, los investigadores realizaron una decena de vuelos en aviones de línea regular.

Partiendo desde Atlanta (EE UU), viajaron hasta varios destinos de la costa oeste de EE UU, San Diego, Los Ángeles, San Francisco o Portland, en viajes de ida y vuelta.

En cada vuelo anotaron cada movimiento que hacían los pasajeros, si se levantaban a coger algo del portaequipajes, si iban al baño, si tocaban con sus manos el respaldo de los asientos.

«Las enfermedades respiratorias se propagan a menudo en las poblaciones mediante el contacto cercano», recuerda la profesora en la escuela de enfermería de la Universidad de Emory (EE UU) y principal autora del estudio, Vicky Hertzberg. «Queríamos determinar el número y duración de los contactos sociales entre pasajeros y tripulación», añade.

Lo que han encontrado, publicado en la revista PNAS, es que, de los 1.540 pasajeros controlados, un 38% no se levantó de su asiento en todo el vuelo, otro 38% lo hizo una vez, un 13% dos veces y un 11% más de dos.

También lee: Las mejores aerolíneas de los Estados Unidos para el 2018

De media, pasaron 5:25 minutos en movimiento. El destino principal de sus ideas y venidas fue el baño.

También comprobaron que hay una relación entre la ubicación del asiento y la probabilidad de levantarse, lo que parece lógico: alrededor del 80% de los que tenían asiento de pasillo se levantaron, el 60% de los de en medio y solo cuatro de cada diez de los que se habían pedido ventanilla.

Curiosidades: ¿Por que las ventanas en los aviones son redondeadas?

Son muchos los que embarcan en un avión con el deseo de sentarse junto a la ventana, esperando contemplar las las vistas nocturnas sobre una ciudad o los picos nevados de una montaña al sobrevolar una cordillera. Pero son muy pocos los que se plantean por qué tienen una forma redondeada.

¿Por qué tienen esta peculiar diseño? Las ventanas con esquinas redondeadas de los aviones no son una elección estética frívola. Lo que puede parecer un diseño decorativo o fruto del azar es consecuencia de la evolución de las aeronaves. Una historia muy interesante y cuya forma hace posible que hoy podamos viajar.

Ventana de Avión

Las ventanillas ovaladas son el símbolo de una innovación de ingeniería que salva vidas. Si los orificios de los aviones comerciales fueran cuadrados como las de nuestras casas, el aparato se desintegraría en pleno vuelo.

A mediados del siglo pasado, las aerolíneas comerciales lograron que sus aeronaves volaran a mayores altitudes. Consiguieron un hito y hacer progresar el mundo de la aviación. Este plan se ideó para ahorrar dinero, ya que una menor densidad de aire significa menos arrastre en el avión, y menos arrastre repercute en menos uso combustible. Además, volar en la atmósfera superior también significa un viaje más placentero.

Cuestión de formas

Para que los aviones pudieran volar a mayores altitudes, las aerolíneas tuvieron que hacer algunos cambios de diseño. Primero, la cabina tuvo que ser presurizada para que los pilotos pudieran respirar.

En segundo lugar, el aparato tenía que ser cilíndrico para resistir la presión interna que se incrementaba a medida que ascendía. Con estas innovaciones, se tenía la certeza de que se había creado la aeronave perfecta. Pero no fue así.

En la década de 1950, tres aviones se estrellaron cuando el fuselaje -cuerpo de la nave- se rompió en pedazos porque los ingenieros pasaron por alto un defecto de diseño crucial: utilizaron ventanas cuadradas. A partir de esas catástrofes, los aparatos cambiaron.

Las ventanillas cuadradas son problemáticas en vuelos altos, por la ligera diferencia en la presión atmosférica y de cabina, que provoca a su vez, que se ejerza mayor presión sobre los marcos de los ventanales.

También lee: Curiosidades: Te has preguntado ¿Por que sabe rara la comida de avión?

Esa tensión se acumula más en las esquinas agudas que en las de forma ovalada, y cuando la fuerza se vuelve demasiado grande, se produce el estallido y rotura de la ventana. Sin embargo, con forma oval, la presión fluye más suavemente alrededor de la cristalera cilíndrica, de modo que se evita una acumulación de presión potencialmente destructiva.

Por: La Vanguardia 

Curiosidades: Te has preguntado ¿Por que sabe rara la comida de avión?

Oiremos pocas loas a un menú de avión. Lo que sorprende, de hecho, es encontrarse con algo realmente grato. Es difícil pensar que esa comida vaya a quedarse grabada en la memoria gustativa. Y eso, a pesar de que —reconozcámoslo— no solemos dejar ni el sobre de mantequilla.

Comida de avión 3

Aunque pueda variar de una compañía a otra, el sabor es más o menos similar y factores como la altura, el ruido o el espacio cerrado podrían ser los causantes de provocar ese rechazo gastronómico. Porque no solo la comida influye en nuestro paladar.

El sentido del gusto muchas veces se queda en tierra cuando despegamos. Así lo apunta un estudio publicado en International Journal of Gastronomy and Food Science: «La comida y la bebida saben diferente en el cielo». Y los motivos, explica Charles Spence, el líder de la investigación y profesor de Psicología Experimental en la Universidad de Oxford, son «la falta de humedad, la baja presión del aire y el ruido del motor».

La falta de humedad reduce la capacidad olfativa

Lo primero que se ve afectado es el olfato. «Cuando el avión se va elevando, la presión del aire disminuye y la humedad cae en picado», afirma Spence. La sequedad que se produce por el cambio en el ambiente afecta a la mucosa nasal y hace que el este sentido tan importante para saborear los alimentos deje de funcionar correctamente. Consecuencia: se reduce el gusto y dejamos de percibir parte del sabor de los alimentos.

Esto no le quita razón a la opinión de Miguel Ángel Lurueña, tecnólogo de alimentos y creador del blog Gominolas de Petróleo, «las recetas y los ingredientes de las comidas que se sirven en la mayoría de los aviones no ganarían una estrella Michelin». Pero sí hace que «percibamos con menor intensidad sabores como el salado y el dulce, y con mayor el umami [el que se conoce como ‘quinto sabor’ es ese regusto que dejan alimentos tan distintos como el queso parmesano, las anchoas, los espárragos, los tomates, la carne, la salsa de soja o el jamón ibérico]». También aumenta notamos más el ácido, amargo o picante, según descubrió otra investigación del Fraunhofer Institute for Building Physics junto a la compañía aérea Lufthansa.

Esto explica cosas como que «el tomate sepa tan bien en los aviones», dice Spence, o que algunas empresas aumenten los condimentos de las comidas para «garantizar que tengan buen sabor en el aire», según afirmó para la BBCRuss Brown, miembro del servicio de hostelería de American Airlines: «A menudo, las recetas se modifican con sal o ingredientes adicionales para inducir a una atmósfera de comedor casero en la cabina».

Las aerolíneas crean una atmósfera para que el cerebro saboree mejor

Y no todo está en los alimentos, el cerebro tiene mucho que decir: «Tiene un papel muy activo en la percepción», aclara el doctor en neurociencia y autor de El cerebro. Descifrar y potenciar nuestro órgano más complejo, José Viosca Ros.

Para exprimir el cerebro y aprovechar la exaltación del umami en las papilas, algunas aerolíneas han empezado a aclimatar el momento del almuerzo a bordo. Prueban combinaciones de música relajante con alimentos ricos en umami —como las espinacas o algas— y hasta repartiendo inhaladores nasales para aclarar las fosas. «También se cambia la cubertería», asegura el autor del estudio porque dice: «No sabe igual la comida con un tenedor y un cuchillo pesados que unos de plástico livianos».

Cambian las cantidades y la preparación

A toda esta combinación de factores se suma un obstáculo bastante obvio: no es lo mismo preparar comida para una familia que para centenares de pasajeros, ni servirla a pie de calle que en un avión, donde se calienta con un horno de aire seco. Las bandejas suben a bordo preparadas y envasadas y llegan a nuestros asientos recalentadas.

Comida de avion 2

“Los chefs de aerolíneas son únicos porque producen recetas en masa para miles de clientes”, decía Russ Brown en el texto citado. “Muchas veces el producto final no es lo que se planificó originalmente debido a agentes fuera del control del cocinero. Diseñamos alimentos con ingredientes y empaques que sabemos que pueden sobrevivir el largo proceso entre la preparación de los alimentos y la entrega”. De ahí también la importancia de intentar engañar al cerebro con toda una serie de factores añadidos.

Lea también: Huesos encontrados en Nikumamoro podrían ser de Amelia Earhart

En definitiva, resume Viosca, todo influye: “Una menor presión del aire en la cabina, menos humedad, la ansiedad de los pasajeros, una cubertería y vasos de material ligero y de mala calidad, falta de un nombre descriptivo del plato o la falta de interacción social durante la comida”. “Todo esto se ha estudiado y parece ser que influye en la percepción del sabor, pero yo añadiría algo adicional: la relación entre la calidad y el precio no es la más idónea”. Y zanja el tema: “Para lo que sirven, el precio, en ocasiones excesivo, no ayuda especialmente a ofrecer una experiencia gastronómica demasiado placentera”.

Avión de EE.UU es interceptado en el mar negro por un Jet Ruso

avión P-8A poseidonUn avión de combate ruso Su-30 hizo una intercepción «insegura» de un avión P-8A Poseidón estadounidense el sábado mientras sobrevolaba el Mar Negro, dijo este lunes el Pentágono a CNN.

«La aeronave estadounidense estaba operando en el espacio aéreo internacional y no hizo nada para provocar este comportamiento ruso», dijo a CNN la teniente coronel Michelle Baldanza, vocera del Pentágono.

«Las acciones del avión ruso se consideraron inseguras porque la aeronave cruzó frente al avión de Estados Unidos de derecha a izquierda, una acción que causó que el avión estadounidense rotara y experimentara turbulencia violenta», según Baldanza.

Baldanza agregó que el caza ruso estuvo a 15 metros del avión estadounidense. La teniente coronel dijo que el P-8 tenía su transpondedor encendido durante el incidente.

Un oficial de la marina estadounidense dijo a CNN que la intercepción duró unos 24 minutos.

 «Las acciones inseguras tienen el potencial de causar daños y lesiones graves a todas las tripulaciones aéreas involucradas», dijo Baldanza.

Han pasado varios meses desde la última interacción insegura reportada entre aviones de Estados Unidos Y Rusia. El incidente más reciente reportado ocurrió en junio, cuando un caza ruso Su-27 voló a menos de1.5 metros de un avión de reconocimiento RC-135 de la Fuerza Aérea de los Estados Unidos sobre el Mar Báltico.

Aviones cazas interceptan a un Boeing 777 tras perder contacto con los controladores.

Antes de ese incidente hubo varios encuentros similares en el Mar Negro, un área donde Rusia, Estados Unidos y la OTAN operan muy cerca, particularmente desde que Rusia aumentó su presencia militar en la región luego de su anexión de Crimea en 2014.


Referente: Expansión MX

La historia del hombre que vive en un avión

El ingeniero estadounidense Bruce Campbell compró en 1999 un avión Boeing 727 y lo emplazó en unas hectáreas de Portland. Las refacciones que hizo y la curiosa vida que lleva

Cuando Bruce Campbell promediaba los 20 años, compró por 23 mil dólares las 4 hectáreas en las que descansa su avión. Hoy esa parcela de bosque en Portland, Oregon, es su hogar. En 1999, después de escuchar hablar a un peluquero de Mississippi sobre una curiosa transacción aeronáutica, adquirió un enorme Boeing 727 por 100 mil dólares.

Durante años, se encargó de refaccionar el avión para convertirlo en su casa. Un hogar que en realidad es un avión comercial de tres motores y ahora cuenta con un futón, una cocina, un área de lavandería y una ducha. Allí, dice, vive al menos durante seis meses de cada año desde hace década y media.

Hoy Campbell tiene 66 años, pero sus inquietudes por explorar horizontes desconocidos comenzaron desde joven. Se graduó como ingeniero y desde entonces quiso llevar una vida alejada de lo convencional. Nunca se casó. De hecho, se reconoce «socialmente bastante inepto». La mayor parte del tiempo la pasó «entretenido con actividades y juguetes técnicos».

Al pago inicial de 100 mil dólares, le debió agregar otros 120 mil por el costo de la remoción de alas y colas. Por entonces, la aeronave estaba estacionada en un muelle japonés. Campbell pidió que la trasladaran hasta Portland y la remolcaran hacia sus 4 hectáreas de bosque.

A bordo, el ingeniero lleva una vida modesta. Duerme en un futón, se baña en una ducha improvisada y cocina con un microondas o tostadora, casi siempre alimentos enlatados y cereales. «Mi idea es elegir el camino que me hace más feliz», le dijo a Daily Mail.

De acuerdo a Campbell, se requiere valentía para alejarse de «una vida de tedio» en una típica cabaña de madera, tal como lo indicaría «el rebaño». «El rebaño es intrínsecamente incapaz de abrir nuevos caminos a nuestro futuro. Solo los pensadores independientes y audaces pueden hacer eso. Por eso, ignorá al rebaño», remarcó.

A su vez, el ingeniero comparó los materiales de construcción de una tradicional cabaña con los de una aeronave. «No quiero ofender, pero la madera es, en mi opinión, un terrible material de construcción», señaló. «Las casas de palos rectangulares no pueden soportar vientos fuertes. Cuando se incendian, a menudo, matan a sus comensales, son fácilmente accesibles para los ladrones, tienen fugas y se degradan rápidamente», agregó.

La transición no fue sencilla. Mientras refaccionaba y ponía en condiciones al avión, Campbell vivió durante años en una casa móvil. Debido a las pésimas condiciones de higiene, su hogar provisorio se infestó con ratones. No tuvo alternativa más que acelerar el proceso y mudarse a su nave, pese a carecer de un permiso de construcción.

El tiempo pasó. 15 largos años y todavía busca mejorar su hogar. Sigue restaurando los elementos originales de su interior, como asientos y luces. La otra mitad del año la pasa en Japón. Allí también busca comprar un fuselaje de un Boeing 747. Su objetivo: vivir los 365 días en un avión.

Referente: Infobae

Seis consejos para evitar ser expulsado de un avión

Pasajeros incomodosCon todo lo que ha pasado con las compañías aéreas en los últimos meses, mucha gente se pregunta ¿qué tan fácil es que alguien sea expulsado de un vuelo?

La respuesta es que depende.

Cada aerolínea tiene su propio «contrato de transporte» que describe, en términos bastante amplios, los comportamientos que podrían provocar la denegación de un embarque o la expulsión de un vuelo. Delta tiene un contrato de 51 páginas, Southwest Airlines tiene uno de 42 páginas y United tiene otro de 30 reglas. Cuando los pasajeros compran sus billetes, están de acuerdo con todos esos términos.

La aplicación de muchas de las reglas, sin embargo, quedan a discreción de la tripulación del vuelo. Sara Nelson, presidenta internacional de la Asociación de Asistentes de Vuelo (CWA, por sus siglas en inglés) señaló que las tripulaciones de vuelo deben estar pendientes de las señales de advertencia de malas conductas, que podrían aumentar después del despegue. «Una vez estás en el aire no tienes muchas más opciones, y eso empieza a ser un problema que amenaza la seguridad del resto de la gente que va a bordo», argumenta.

Aquí van seis consejos para evitar ser arrastrado de un avión:

  1. No emborracharse

Nelson aseguró que esta puede ser la primera razón por la que alguien puede ser rechazado en la puerta de un avión. El alcohol puede contribuir a la ira en vuelo y eso es algo que la tripulación quiere evitar a toda costa. «Si tu vuelo está retrasado, es posible que quieras beber en la barra. Hazlo pero de forma lenta porque, de lo contrario, llegaría a un punto en el que si no tienes el control de tus facultades podrías no subir al avión», remarca.

  1. Mostrar buen estado de salud

Nadie quiere un compañero de asiento enfermo. Si una persona está visiblemente enferma se le puede pedir que no vuele por temor al contagio (especialmente si hay alguna epidemia) y a la propia seguridad del pasaje. «Si alguien llega a la puerta, se agarra el pecho, suda y muestra signos de necesitar atención médica, como un ataque cardíaco o un accidente cerebrovascular o cualquier otra cosa, es probable que la tripulación se preocupe por eso». En algunos casos, la tripulación del vuelo puede llamar a los paramédicos para realizar una evaluación. El objetivo es evitar un incidente durante el vuelo, ya que podría poner en peligro al pasajero y eso afectaría a todos si la aeronave debe desviarse.

  1. Comportarse

Pelearse o actuar de forma agresiva (tanto en la puerta o como a bordo) puede dejar a alguien sin su viaje. Eso es lo que le ocurrió recientemente a un hombre que empezó a amenazar a los empleados por el costo de una manta, de USD 12.

  1. Hay que seguir las instrucciones

Nadie va a ser expulsado por llevar auriculares y no escuchar el mensaje de «abróchense los cinturones de seguridad». Pero Nelson advierte que podría suponer un problema si una persona está sentada en un asiento de salida de emergencia y muestras actitudes sospechosas cuando le preguntan si estás dispuesto a ayudar en caso de necesidad.

  1. Tener una buena higiene personal

Las referencias a una condición «maloliente» forman parte de múltiples contratos de transporte. Y es por una buena razón. La portavoz internacional afirma que «los olores en un espacio cerrado pueden causar que otras personas enfermen, y eso sería motivo de preocupación. Creo que esto sería increíblemente raro, pero es una razón por la cual alguien se podría negar al embarque».

  1. Pensar en la ropa y utilizar zapatos

La ropa y el uso de zapatos también se enumeran en los contratos de las aerolíneas. United menciona que hay que «ir vestido apropiadamente» y Southwest habla de ropa «obscena u ofensiva». En realidad, Nelson no recuerda ningún caso donde los pasajeros hayan sido expulsados de un avión por ir descalzos. Sin embargo, recordó una vez una mujer que iba vestida con ropa de playa. «No fue rechazada y se subió al avión, pero pensé: ‘¡Dios mío! Te vas a congelar y no tenemos mantas en el avión'». Pese a eso, si los pasajeros tienen alguna anomalía de vestuario pueden ser retirados del vuelo.

Un consejo más. Cuando se trata de comportamiento en vuelo, Nelson pide a los pasajeros que piensen que forman parte de un grupo.

Referente: Infobae

 

Un avión en el cielo es trazado por un Boeing 787-8.

Avion en el cieloUn Boeing 787-8 trazó mediante su ruta de vuelo un avión gigante en el cielo de los Estados Unidos.

La empresa aeronáutica tenía que probar durante 18 horas los motores de este modelo, así que la tripulación decidió delinear el contorno de una aeronave en los aires de 22 estados del país norteamericano.

La nariz del avión dibujado apuntó a la región de Puget Sound, sede de Boeing Commercial Airplanes. Las alas se extendieron desde el norte de Michigan cerca de la frontera canadiense, hasta con el sur de Texas, cerca de la frontera mexicana. Por su parte, la cola quedó en Huntsville, Alabama.

El plan de vuelo estuvo visible a través de Flight Aware, sitio web que registra, en tiempo real, las rutas y trayectorias de vuelos alrededor de todo el mundo.

 

Ya en 2012 Boeing coordinó un plan de vuelo, junto con la Administración Federal de Aviación estadounidense y FlightAware, para dibujar su logotipo de 10mil millas de largo, durante un vuelo de prueba programado.

Cabe mencionar que el 787 Dreamliner está diseñado para que los operadores ofrezcan vuelos más directos en rutas de larga distancia.

China muestra por primera vez a su ‘ángel de la muerte’

CAIG Wing LoongEn el evento internacional que se celebra a las afueras de Moscú, los visitantes pueden conocer los últimos avances de la industria aeroespacial.

En el salón aeroespacial MAKS 2017, que se celebra en la ciudad rusa de Zhukovski, en la región de Moscú, ha sido presentado el vehículo aéreo de combate no tripulado chino CAIG Wing Loong, que tiene un gran parecido con el dron MQ-9 Reaper (‘Ángel de la muerte’) de EE.UU., informa el canal de televisión Zvezda.

Esta aeronave, también conocida como ‘Pterodactyl I’, es un aparato multifuncional de ataque, reconocimiento y vigilancia de mediana altitud y larga duración. Puede ser equipado con misiles aire-tierra BA-7, bombas guiadas por láser YZ-212, bombas antipersonales YZ-102A y 50 kilogramos de bomba guiada en miniatura LS-6.

Fabricado por Chengdu Aircraft Industry Corporation, el ‘ángel de la muerte’ chino puede llevar una carga útil de 200 kilogramos.

El Pterodactyl I se mostró al público por primera vez en el 2010, durante la Exposición Internacional Aeroespacial de China celebrada en la ciudad de Zhunai. Pero esta es la primera ocasión que ha sido presentado en la exhibición aeronáutica más importante y grande de Rusia.

Referente: RT

¿Por qué en los aviones se bajan las luces de la cabina durante el despegue y aterrizaje? (y no es para que descanses)

9568247190_48f19e6256_b

Entras, buscas tu asiento, ubicas tu maleta de mano en el compartimiento de arriba, te sientas y ya estás listo para volar.

Y, si observas lo que ocurre a continuación, después del saludo del capitán, y la explicación de qué hacer en caso de emergencia, notarás que cuando el avión se prepara para despegar, baja la intensidad de las luces dentro de la aeronave y no se vuelven a encender hasta más tarde.

¿Te preguntaste alguna vez por qué?

Si pensabas que era para garantizarte un buen descanso, estás equivocado.

  • Cuán seguros estamos en los aviones

La finalidad de esta medida es hacer que la visión de los pasajeros se ajuste más rápidamente a la oscuridad, en caso que se necesite hacer una evacuación de emergencia.

«Imagínate estar en una habitación desconocida llena de luz, llena de obstáculos y alguien apaga la luz y te pide que salgas rápido de allí», le explicó el piloto Chris Cooke a la revista Time.

Al atenuar las luces de la cabina, los ojos de los pasajeros se van a adaptando y, en caso de accidente, resulta más fácil dirigirse hacia las salidas de emergencia en medio de la oscuridad o el humo.

Como el ojo demora cerca de diez minutos para adaptarse a la oscuridad, cuando se pasa de un ambiente iluminado a uno oscuro, ganar tiempo, en una situación de peligro, resulta crucial.

Visibilidad

Por otra parte, en la semioscuridad las señales de salida iluminadas se hacen más visibles, y los pasajeros pueden así mantener un sentido básico de orientación.

El procedimiento se repite en el aterrizaje, que es el otro momento crítico de un vuelo.

Mantener las persianas de las ventanas levantadas durante el despegue y aterrizaje es también parte de la misma estrategia de seguridad.

Esto les permite a los miembros de la tripulación evaluar las condiciones exteriores para planear velozmente una evacuación (como por ejemplo qué puertas deben utilizar).

Y, al personal de emergencia fuera del avión, le permite ver dentro de la cabina y evaluar la situación.

Fuente: BBC