Bombardero de EEUU cruza zona aérea militar de China

De acuerdo con el portal de noticias RT en Español; un bombardero estadounidense B-52 habría cruzado la zona de identificación de defensa aérea del gigante asiático el pasado jueves.

El avión norteamericano sobrevoló las disputadas islas de Diaoyutai o Senkaku (aguas del mar de la China Oriental), así lo informó el portal Aircraft Spots.

Los datos recopilados por el portal dedicado al estudio del movimiento de las aeronaves militares, el bombardero subsónico estadounidense es el modelo B-52 con número de registro POSSE02; este es un avión de largo alcance usado estratégicamente por las bases militares de los Estados Unidos.

Te puede interesar: El Pentágono necesita pilotos de combate para Operaciones Militares.

Según los datos de Aircraft Spot la aeronave despegó desde la base de la fuerza aérea estadounidense de Andersen; en la isla de Guam (océano Pacífico). La aeronave realizó un respotaje de vuelo con el KC-135R TETRA21 sobre el mar de Filipinas; posteriormente ingresó a espacio aéreo Chino, sobrevoló la frontera y regreso a Guam.

El Ministerio de Defensa Nacional de China estableció la zona de identificación de defensa aérea en noviembre de 2013 sobre las islas Senkaku; en disputa entre Tokio y Pekín. En aquel momento, China advirtió que adoptaría medidas defensivas contra aeronaves que cruzaran la frontera de la zona.

Avión suizo se estrella y deja 20 personas fallecidas

En Suiza un avión militar con veinte personas impacto contra una montaña en el cantón suizo de los Grisones; situado en el este del país.

«La policía tiene la triste certeza de que los 20 pasajeros han muerto»; ha declarado una portavoz, Anita Senti; en una conferencia de prensa organizada en Flims, al pie del Piz Segnas, una montaña de 3.000 metros.

El avión era un trimotor Junkers JU52 construido en 1939 en Alemania, que pertenecía a la compañía JU-Air, creada en 1982 por un grupo de amigos de la Fuerza Aérea, ha informado la agencia France Presse.

Al momento del accidente

El avión ocupaba todas sus plazas de acuerdo con los medios locales; dentro de la aeronave se encontraban abordo 17 pasajeros y 3 miembros de la tripulación. Entre los 20 pasajeros se encontraban 11 hombres y 9 mujeres. De acuerdo con la policía de la localidad en el aparato viajaba una pareja austriaca junto a su hijo.

El vuelo era un viaje turístico el cual se encontraba de regreso a Lorcano; una localidad situada en el cantón de Tesino, en el sur del país; allí habían llegado el viernes por la mañana. Así lo han informado los medios suizos. Según el.

Según el plan de vuelos, los viajeros tenían previsto aterrizar un poco antes de las 17:00 hora local, en el aeropuerto militar de Dübendorf, cerca de Zúrich, esto según lo ha publicado el el diario suizo de habla alemana Blick.

Cinco helicópteros se han desplegado y participan este sábado en las labores de rescate. «Ya no hay esperanza de encontrar a alguien con vida», ha afirmado Andreas Tobler, jefe de la policía de Grisones.

El avión se ha estrellado contra la ladera occidental del pico Piz Segnas, a una altitud de 2.540 metros. Las autoridades suizas ya se encuentra investigando, las causas que habrían provocado el accidente.

Un miembro del Servicio Suizo de Investigación de Seguridad; ha dicho que tripulación no tuvo tiempo de enviar una señala de socorro y ha negado que el calor haya sido la causa de la catástrofe.

Declaraciones

El presidente de la empresa JU-Air, Kurt Waldmeier, ha declarado a los medios «que la aeronave no tenía ningún problema técnico y que había sido sometida a una inspección de mantenimiento en julio»

La version de un testigo que se encontraba en un refugio de montaña en el momento del accidente ha declarado al periódico 20 Minutes que «el avión dio un giro de 180 grados hacia el sur y cayó como una piedra cae al suelo».

Avión Suizo 2o personas fallecidas
Foto: ARND WIEGMANN (REUTERS)

Además el testigo ha agregado que los restos están diseminados en «una zona muy reducida», lo cual descartaría la hipótesis de una explosión.

También te puede interesar: Un helicóptero Mi-8 se estrello en Rusia

El avión por ser de colección carece de caja negra y; por lo tanto, la investigación deberá basarse en los testimonios recabados y en el análisis de los restos.

El Junkers JU-52 (apodado Tía Ju en alemán) era un avión de transporte fabricado por la firma alemana Junkers desde 1930 hasta los años cincuenta, y fue utilizado por muchas compañías aéreas, así como por la aviación militar.

Aviones de Qantas cerca de impactar en Austrialia

Unos metros y unas milésimas de segundos, fueron cruciales para evitar que dos aviones estuvieran a punto de colisionar en el Aeropuerto de Perth, Australia.

Los dos aviones iban a gran velocidad, la reacción de los pilotos fueron la pieza clave que evito la posible catástrofe.

El pilot de una aeronave de la aerolínea Qantas que recién aterrizaba el sábado por la tarde escucho una indicación desesperada el controlador que decia “Frenen ya” mientras desaceleraba.

En ese momento el capitán se dio cuenta inmediatamente de la razón; y era que se estaba cruzando en el camino de otro avión de la misma aerolínea, que daba inicio a la carrera de despegue. El capitán de la segunda aeronave abortó el despegue justo antes de levantar vuelo, evitando así la colisión.

La Oficina Australiana de Seguridad en el Transporte está investigando el incidente, que calificó como “muy serio”. El reporte final sobre las causas de lo ocurrido estaría recién a fin de año.

El accidente de Southwest Airlines dejó un fallecido

Sin embargo, el organismo brindó una hipótesis preliminar. Aparentemente, el avión que había aterrizado debía frenar en una distancia menor, aguardar el paso de la otra aeronave y luego continuar hasta la zona de desembarque.

Pero, por razones que no han sido especificadas, el piloto se pasó de ese punto y siguió avanzando; hasta que recibió la orden de frenar en seco.

Aviones que van más lejos a menor costo

El pasado día 24 de marzo, un Boeing ­787-9 de la aerolínea australiana Qantas con algo más de 200 pasajeros a bordo despegaba del aeropuerto de ­Perth, en Australia Occidental.AVION

Diecisiete horas, tres minutos y nueve husos horarios más tarde aterrizaba en las pistas de ­Heathrow, el principal aeródromo de Londres. Era el primer vuelo regular directo entre Australia y Reino Unido y representaba, más que ningún otro, la capacidad de la nueva generación de aviones en servicio de romper las barreras entre continentes.

La distancia se ha convertido en la última frontera simbólica que le queda por romper a los gigantes como ­Boeing y Airbus: la velocidad (personificada en el Concorde) y el tamaño (cuyo máximo representante es el gigante Airbus A380, cuyo mercado es cada vez menor) han quedado atrás.

El mercado aeronáutico está viviendo una revolución, pero, más que el desafío de la distancia, lo que mueve realmente al sector es la obsesión por la eficiencia.

En una dinámica que se retroalimenta, la presión del modelo de negocio low cost ha reducido los ingresos que las aerolíneas obtienen de cada pasajero, lo que ha multiplicado la presión de los fabricantes por aparatos menos costosos de operar.

Lea también: Entra el tercer Dreamliner de Norwegian con base en Barcelona

Y el éxito ha sido innegable, especialmente en el combustible, el gasto más importante de cualquier vuelo. «Hoy día, el consumo de carburante por pasajero de un avión es de tres litros por cada 100 kilómetros, mejor que muchos utilitarios», explica Vicente Padilla, vicedecano del Colegio Oficial de Ingenieros Aeronáuticos.

Por que los aviones comerciales no tienen un paracaídas

avión y paracaídas Las razones que imposibilitan el uso y la implementación de paracaídas como medida ante un caso de emergencia, una de las incógnitas populares más frecuentes en torno a los vuelos comerciales

El avión es el medio de transporte más seguro que existe. Pero ante una avería grave en el aire, esto cambia drásticamente. Si bien una persona con nociones básicas en aviación o en paracaidismo tiene noción de que no es posible equipar los aviones comerciales con paracaídas para cada viajero, en la cultura popular sigue existiendo la duda: ¿Por qué las aerolíneas no implementan esta medida para un hipotético caso de emergencia?

En los autos, los pasajeros disponen de un cinturón de seguridad para cada uno. En los barcos, por su parte, tienen chalecos salvavidas. Entonces, algunos no comprenden por qué para los vuelos comerciales no existe un sistema que suponga un grado de seguridad equitativo, más allá de los cintos y las bolsas de oxígeno presentes. Razones hay muchas.

Paracaídas Por empezar, el tiempo. En un vuelo razonablemente estable, la maniobra para salir tomaría varios minutos. Phil Edwards, miembro de la Asociación Británica de Paracaidismo, explicó: «Dado que se tarda varios minutos en ponerse un paracaídas, los pasajeros tendrían que llevar uno durante todo el vuelo, algo incómodo y poco práctico, sobretodo para los viajes de larga distancia».


«El despliegue accidental de un dosel tendría consecuencias nefastas, especialmente en la estabilidad del avión si se arrastraba por una puerta abierta con el pasajero aún atado en su asiento. Las fuerzas G de un avión estrellándose son inmensas. Un avión tiene que disminuir a unos 70 mph de lo contrario un puente podría terminar envuelto alrededor de la cola de avión. Además, el arnés puede dañar o obstaculizar los conductos de escape neumáticos, si se usa en una emergencia de tierra», agregó.


Para la correcta ejecución de la técnica se ponen a prueba los nervios, la habilidad y la fuerza. Enfrentar el viento, mantener la postura, alejarse de los compañeros y aterrizar con seguridad son tareas que requieren un entrenamiento que los viajeros no tienen. Esta última es una de las explicaciones que esgrime el pilo Andrew Bennigan, en la plataforma Quora.

Según Bennigan, los paracaídas añadirían peso, y por su voluminosidad ocuparían mucho espacio, incluso ni cabrían debajo del asiento. Requerirían inspección y reembalaje regulares. Y se necesitaría un equipo con un tanque de oxígeno, máscara y regulador, el traje de vuelo, el casco y el altímetro apenas para manejar el aire fino. Todo ello tiene derivaciones directas en los pasajes: los costos también se elevarían.

Además, el especialista indicó que no hay una manera conveniente de saltar de los aviones típicos. Se tendrían que rediseñar los modelos con una salida especial: «Saltando de las puertas laterales o las escotillas de emergencia, probablemente se golpearía con el ala o la cola», dijo, por lo que «se debería instalar una rampa en la parte trasera de la cabina».

El capitán galés Patrick Graham, en tanto, explicó además que no es pertinente debido a que cerca del 98% de los accidentes se producen en las maniobras de despegue o aterrizaje. Basándose en esta estadística, aduce que sería obsoleto añadir un paracaídas para cada persona.

Referente: Infobae

La curiosa razón por la que los aviones siguen teniendo ceniceros

A pesar de la prohibición de fumar durante un vuelo, los nuevos modelos siguen manteniendo este accesorio. El motivo detrás de esta peculiaridad

Hace años que ya está prohibido en el avión y las razones son básicamente dos. La primera está relacionada, obviamente, con la salud, para reducir las cifras catastróficas de muertes a causa del tabaco. La segunda tiene que ver con la seguridad, para que no se vea afectada la oxigenación en un avión, que, a pesar de la presurización de cabina, no es la misma que en tierra firme.

Señal de cenicerosCuriosamente, a pesar de esta restricción, se puede observar que las empresas fabricantes de aviones siguen incorporando ceniceros en los toilettes a sus modelos nuevos que salen al mercado, lo que parecería a simple vista como una gran incoherencia. Sin embargo, detrás de la incorporación de este accesorio a las naves hay una razón.

El experto en aviación de la CNN, Jon Ostrower recientemente dio la explicación de este extraño pero recurrente fenómeno. Según él, ésta es una de las preguntas más frecuentes que recibe por parte de los curiosos. Y la respuesta es simple. En su país, Estados Unidos, el cenicero es obligatorio, según lo disponen las normas del Código Federal de Regulaciones.


«Independientemente de si fumar está o no prohibido en el avión, los baños deben contar con ceniceros movibles e independientes ubicados de manera estratégica en o cerca de el lado de adentro de cada puerta de los toilettes», asegura la normativa.


Además, según fuentes de la Administración Federal de Aviación de Estados Unidos (FAA) revelaron a The Huffington Post, el hecho de que fumar esté prohibido en el avión no impide que ciertas personas quieran infringir de manera deliberada esta regla básica de convivencia a bordo de la nave.

«Algunas personas continúan fumando en el avión», afirmó un vocero de la organización. «El cenicero provee un lugar para colocar el cigarrillo que no sea un cesto de basura u otro lugar en el que se pueda provocar un incendio».

ceniceros

Es importante aclarar que si a una persona la ven fumando en el avión, se tomarán medidas al respecto luego de aterrizar. «Lo primero que tenemos que hacer ante una situación como esta es asegurarnos de que no se cause un incendio», aseguró la tripulante de cabina Tracy Sear en una entrevista con el New York Times en el año 2015. «Posteriormente le debemos hacer saber al pasajero que lo que está haciendo está prohibido y lograr que acate las normas. En general, las autoridades van a estar esperando cuando el avión aterrice».

Referente: Infobae

 

¿Que sucede con los aviones cuando se sacan de servicio?

_96691968_mediaitem96691967Los gigantes acechan entre los setos de las tierras bajas de Cotswolds, en el suroeste de Inglaterra. Aparecen inesperadamente detrás de los árboles, asomándose entre los caminos rurales.

Este es el sitio donde los aviones van a morir.

Cinco Jumbo Jets, dos Boeing 777, un manojo de Airbus A320 y otros 20 aviones de pasajeros se encuentran esparcidos por un antiguo aeródromo de la Fuerzas Aéreas del Reino Unido.

Pero esto no es un simple cementerio: estos gigantones no van a ser dejados aquí sin más; ellos son la sangre que le da vida a una industria de salvamento que descuartiza aviones desechados.

«Los motores y las partes valen más por separado que si vendes el avión entero«, explica Mark Gregory fundador de Air Salvage International, responsable del desmantelamiento de esta colección de jets no deseados.

Su compañía lleva 20 años operativa. Cada año, entre 50 y 60 jets de pasajeros hacen su último vuelo hasta este aeropuerto de Cotswolds.

Una vez en tierra, Gregory y su equipo empiezan el meticuloso trabajo de desmantelar el aeroplano.


«Entre el 80% y el 90% del valor de estos aviones está en sus motores«, comenta Gregory, un ingeniero que utilizó su indemnización de despido para crear su empresa.

«Una vez que lo retiramos, nos disponemos a salvar las otras partes valiosas».


El proceso puede llevar unas ocho semanas para un avión delgado como un Boeing 737 o un Airbus A320, mientras que para los gigantes como los Boeing 747 o 777, puede tomar entre 10 y 15 semanas.

Pero antes de que algo sea retirado, hay que desangrar a la bestia de acero.

El combustible, descongelantes y líquidos hidráulicos se drenan en grandes tanques. Sólo entonces se liberan los motores con la ayuda de grúas, para luego bombearle líquidos conservantes.

Precios en millones

Todo este cuidado vale la pena. Gregory comenta que cada motor de un Boeing 777 de 20 años puede costar unos US$3 millones.

Estos motores tienen mucha demanda y con frecuencia se reutilizan en aviones más nuevos o lo compra una aerolínea para tener repuestos, pues un motor nuevo puede llegar a costar US$30 millones.

_96691964_mediaitem96691963

Las otras partes valiosas de la estructura del avión incluyen el tren de aterrizaje, la unidad de potencia auxiliar (que es una turbina en la parte trasera de la aeronave que alimenta los sistemas eléctricos), algo de la aviónica, el sistema de aire acondicionado y los conductos de escape.

«Realmente al final sólo nos queda el fuselaje«, señala Gregory.

«Podemos vender partes de la cabina de vuelo a escuelas de aviación, e incluso hay personas que quieren las puertas y los asientos«.

De hecho hay un creciente mercado por asientos de avión que se aprovechan para entrenar al personal de cabina, se utilizan en sets de películas y algunas veces se lo llevan entusiastas de la aviación.

_96692094_mediaitem96692093

Estos se pueden vender por unos cuantos cientos de dólares si se trata de clase económica- o por miles de dólares si hablamos de primera clase.

Incluso al cinturón se le pueden sacar unos US$25.

Grandes monstruos, montañas de desechos

La industria de la aviación se enfrenta a grandes desafíos en cuanto a cómo lidiar con el envejecimiento de aeronaves.

En Estados Unidos hay gigantescos cementerios de aviones en el medio del desierto de Arizona.

Los cambios en la reglamentación de la seguridad aérea y el ruido, junto con el aumento de la producción de los fabricantes de aviones, han hecho que en los últimos años aumente la rotación de aeronaves, lo que ha significado el retiro de muchos jets comerciales antes de lo necesario.

Actualmente en todo el mundo se desmantelan entre 400 y 600 aviones comerciales al año.

Esto crea montañas de desechos -unas 30.000 toneladas de aluminio, 1.800 toneladas de aleaciones, 1.000 toneladas de fibra de carbón y 600 toneladas de otras partes.

Y es probable que sólo empeore.

Máximo aprovechamiento

Según la Organización de Aviación Civil Internacional (OACI), es probable que en los próximos 13 años queden descontinuados hasta 18.000.

El año pasado la OACI anunció que trabajaría con la Asociación de Reciclaje de Aviones de Flota para aumentar el volumen de lo que puede ser rehusado o reciclado.

Esta asociación ha expresado su deseo de que se llegue a aprovechar hasta el 95% de la aeronave.

Entre tanto, Gregory ha encontrado una inusual forma de aprovechar al máximo los aviones que tiene.

«Hemos vendido armazones a museos, parques temáticos, escuelas de azafatas e incluso a la industria cinematográfica«, cuenta. «Surtimos a la Guerra de la Galaxias con muchos pedazos de aviones».

Curiosos hallazgos

Caminar entre este campo de aviones en desuso puede ser entristecedor.

Ver desmembrar a estas enormes hazañas de ingeniería aeronáutica hace que sea mucho más difícil entender cómo estos bultos de metal, fibra de carbón y plástico pueden desafiar la gravedad.

En este sitio los ingenieros trabajan para quitar cada pieza.

Algunos utilizan amoladoras angulares para quitar secciones de la parte delantera, mientras que otros trabajan por dentro para quitar los accesorios.

Dos excavadoras gigantes con mandíbulas metálicas le dan la estocada final a lo que queda del avión, desgarrando los pedazos que quedan del fuselaje para que el material pueda ser clasificado y reciclado.

Con frecuencia Gregory y su personal descubren objetos perdidos hace mucho tiempo entre los asientos.

En una ocasión encontraron una billetera con US$600 debajo del asiento del capitán de una aerolínea de Nueva Zelanda.

El piloto que la había perdido hacía una década se emocionó cuando la recuperó en Australia.

Monedas, celulares, bolígrafos y dulces pegajosos entre otros forman parte de los descubrimientos más comunes.

Pero hace seis años el equipo encontró algo mucho más valioso al quitar los paneles traseros de un baño en un Jumbo Jet.

«Eran unos paquetes que parecían unos casetes envueltos en plástico», recuerda Gregory.

Terminó siendo 3kg de cocaína, valorado según la policía en US$385.000.

«No tenemos idea de quién lo pudo poner ahí, pero allí permaneció por un tiempo», agrega Gregory.

«Quien lo haya puesto obviamente no pudo regresar a buscarlo y el avión estuvo viajando con la droga a bordo».

Para cualquiera que haya perdido algo en un vuelo, puede ser reconfortante saber que en algún momento aparecerá, incluso si es poco probable que regrese a sus manos.

Es sorprendente cómo el mismo Gregory se muestra nostálgico sobre los aviones de cuya destrucción ha hecho un negocio.

En una esquina del aeródromo se encuentra un envejecido avión de pasajeros, decolorado por el sol.

«Ese es mío», asegura. «Ese nunca lo desmantelaré».

Fotos: RICHARD GRAY

Se levanta el veto a aparatos electrónicos en vuelos de Emirates y Turkish Airlines a EE.UU.

laptops_avionesLos pasajeros que vuelan a EE.UU. desde Dubai y Estambul ya no tienen que facturar sus computadoras portátiles ni tabletas en su equipaje.

Emirates y Turkish Airlines confirmaron que la restricción estadounidense que impedía llevar en cabina los dispositivos electrónicos de mayor tamaño que un teléfono inteligente fue retirada este miércoles.

“Emirates ha estado trabajando duro en coordinación con diversos agentes del sector aéreo y autoridades locales para implementar medidas de seguridad y protocolos que cumplan con los requisitos de las nuevas directrices de seguridad del Departamento de Seguridad Nacional para todos los vuelos a Estados Unidos”, dijo la aerolínea con sede en Dubai.

Turkish Airlines tuiteó: “#WelcomeOnBoard a nuestros vuelos con destino a los Estados Unidos. Por favor, abróchense los cinturones de seguridad y disfruten de sus propios dispositivos electrónicos”.

La restricción en los vuelos desde Turquía a Reino Unido todavía se mantiene.

La semana pasada, el Departamento de Seguridad Nacional levantó la prohibición para los vuelos de Etihad Airways, después de que la aerolínea de Abu Dhabi adoptó medidas adicionales de seguridad.

La medida, que fue presentada por EE.UU. en marzo, tiene su origen en las preocupaciones de que los dispositivos electrónicos más grandes podrían ser utilizados para el contrabando de artefactos explosivos.

Todavía se aplica a los vuelos con destino a Estados Unidos desde otros siete aeropuertos en Medio Oriente y el Norte de África, afectando aún a seis aerolíneas.

Una de ellas es la aerolínea nacional de Arabia Saudita.

Saudia dijo el martes que estaba trabajando para poner en práctica las medidas del Departamento de Seguridad Nacional y que aspira a que se levante la restricción el 19 de julio.

Referencia: CNN